Las mejores puestas de sol de Ibiza

Las mejores puestas de sol de Ibiza

Uno de los atractivos de Ibiza es la puesta de sol que se puede observar desde muchos puntos de la costa oeste de la isla. Es todo un atractivo ver pasar los minutos en los que el sol va fundiéndose con el mar mientras el cielo va adquiriendo tonos de color azul, al naranja, rosa y violeta hasta desaparecer en el agua. Para muchas personas, la puesta de sol constituye un momento mágico.

La puesta de sol se puede disfrutar durante todo el año en Ibiza, siempre que las nubes lo permitan. Si estás de vacaciones, reserva por lo menos una tarde a vivir esta experiencia, aunque hay que recalcar que en los meses de verano, es posible que la calima provocada por el calor no permita ver una puesta de sol limpia sobre el horizonte. Los mejores días para ver la puesta de sol en Ibiza son aquellos en los que hay mucho viento o los días posteriores a una buena lluvia, ya que esto consigue limpiar la atmósfera y el cielo se encuentra más despejado.

Hay muchas playas y lugares únicos para disfrutar de uno de los momentos más fotografiados por todos los visitantes de Ibiza. Cada puesta de sol es diferente y existen muchos lugares mágicos desde donde vivir este momento de forma especial. En el siguiente mapa, puedes ver un mapa con algunos de las mejores playas y puntos para ver la puesta de sol en Ibiza:

En el siguiente listado, nuestras puestas de sol favoritas de Ibiza:

Benirràs y los tambores hippies

fiesta de los tambores Ibiza

Un grupo de personas tocan los tambores durante la puesta de sol en la mítica fiesta de Benirràs

La playa de Benirràs es una de las más famosas de Ibiza, y es que tiene muchísimos encantos que hacen de este lugar un sitio muy especial: entorno natural boscoso, aguas limpias, una puesta de sol espectacular y un ambiente hippie auténtico en Ibiza.

Durante la puesta de sol, destaca poderosamente la curiosa silueta del Cap Bernat recortada en el horizonte. Lamentablemente, son muchos los barcos los que fondean delante de esta cala y muchas veces entorpecen la imagen del atardecer. Pero sí por algo es famosa la puesta de sol en Benirràs es por la original fiesta de los tambores que acompaña al hundimiento del sol en el mar Mediterráneo.

Cala Comte

cala comte sol

Desde Cala Comte podemos ver un horizonte salpicado de islotes durante la puesta de sol

Cala Comte, también conocida como Platges d’en Comte, es una de las mejores playas de Ibiza. Sus aguas son de las más limpias y cristalinas de la isla y el horizonte está plagado de grandes islas y pequeños islotes que configuran un escenario perfecto para la puesta de sol.

A pesar de que se trata de una playa pequeña, en Cala Comte podemos ver el atardecer desde diferentes alturas: desde la arena, desde las rocas, desde el aparcamiento, desde el chiringuito que ofrece unas vistas espectaculares… Como decimos, esta playa es de obligada visita, por lo que si no tienes prisa, quédate el tiempo que sea necesario para ver el anochecer pausadamente.

Punta Galera

punta galera ibiza

Punta Galera es una experiencia original para ver la puesta de sol.

Una de las calas más desconocidas y con un acceso difícil, pero de las mejores para ver la puesta de sol. Se trata de una zona formada por grandes plataformas rocosas – no encontraremos ni un grano de arena – y con un ambiente joven y muy tranquilo.

Desde las plataformas es posible saltar al mar, y son muchos los que miran la puesta de sol desde el agua. Las rocas se tiñen de naranja durante el atardecer dando lugar a un escenario mágico y donde uno puede entrar en plena armonía con la naturaleza de la isla. Si te gusta la tranquilidad, Punta Galera es tu sitio.

Las Salinas

puesta de sol ibiza

Puesta de sol desde el Parque Natural de Ses Salines de Ibiza

No es necesario ver la puesta de sol desde una playa, hay muchos otros lugares de Ibiza muy recomendables donde obtendremos unas buenas vistas. Uno de nuestros lugares preferidos es desde el Parque Natural de Ses Salines, donde veremos el sol reflejado sobre los distintos estanques que acumulan la sal.

Además de una bonita experiencia, también disfrutarás de la tranquilidad y soledad del lugar, ya que no es un sitio muy frecuentado por turistas. Si has disfrutado de un día de playa en Las Salinas o en Es Cavallet, no es un mala idea esperar hasta el ocaso para disfrutar de estas vistas.

Café del Mar

cafe del mar ibiza

Café del Mar dispone de música para acompañar el final del día

Un lugar que ya se ha convertido en clásico. El Café del Mar ofrece una de las puestas de sol con más historia de Ibiza. Fueron uno de los primeros lugares en descubrir que el atardecer podría ser todo un negocio y desde hace más de 25 años, este bar a orillas del mar, en San Antonio, sirve copas acompañadas con música chill-out y unas vistas muy especiales.

El ambiente que se respira, con todas las terrazas repletas de gente cada atardecer, hacen de este lugar uno de los clásicos para ver la puesta de sol en Ibiza. Además, se encuentra en San Antonio, por lo que si te alojas aquí es una opción cómoda para ver el atardecer.

Kumharas

mirar la puesta de sol

Uno de los bares más famosos para ver la puesta de sol es Kumharas

Uno de los bares más sorprendentes de toda Ibiza es el Kumharas, en la bahía de San Antonio. No solo sorprende por su privilegiada situación frente al mar y por su curiosa decoración, sino por el ambiente que se respira en el lugar, especialmente con las actuaciones por las tardes y la puesta de sol. Un lugar donde estar tranquilo con tus amigos pero a la vez pasártelo bien. La música también juega un papel muy importante en este lugar, con música tranquila hasta la puesta de sol, para después dar paso a espectáculos durante la noche.

Es Vedrà

Un grupo de amigos en la puesta de sol ante el islote de Es Vedrà.

El islote mágico de Ibiza es uno de los sitios favoritos para ver el ocaso. La silueta recortada de Es Vedrà impone con sus casi 400 metros sobre el nivel del mar, mientras que el cielo y el mar adquieren tonos rojizos y anaranjados. Desde el acantilado, en días despejados, podrás ver las montañas de la Península Ibérica.

es vedra ibiza

Detalle de la puesta de sol con Es Vedrà de fondo. En el horizonte se recortan las montañas de la Península.

Puesta de sol en Ibiza… ¡desde tu barco!

Todas los lugares hasta ahora suenan muy bien, pero rara vez podrás estar en soledad en cualquier de los sitios mencionados. Te proponemos un plan perfecto para que puedas disfrutar de este espectáculo que Ibiza ofrece como ningún otro lugar:

puesta de sol ibiza

Las puestas de sol desde el mar, con Ibiza de fondo, son espectaculares

Si quieres disfrutar de una experiencia única, te recomendamos navegar en barca por la isla y ver el atardecer a bordo. Puedes escoger tu playa favorita y los lugares que más te apetezca visitar desde el mar. Aquí te explicamos cómo alquilar un barco con patrón para pasar un día inolvidable junto con tu pareja, amigos o familia. 100% recomendable.

Existen muchas otras playas y lugares desde donde poder ver la mágica puesta de sol de Ibiza. Si quieres, puedes investigar por tu cuenta, quizás encuentres un lugar solitario donde poderlo ver en la intimidad la puesta de sol con alguien especial.

10 Cosas que hacer en Ibiza

10 Cosas que hacer en Ibiza

Existen muchas cosas que sólo se pueden hacer en la isla de Ibiza. Tantas, que seguramente no te de tiempo a realizarlas todas durante tus vacaciones, pero deberías hacer algunas de ellas si realmente quieres disfrutar de tu tiempo en la isla. Para que no te pierdas lo más imprescindible, te hemos preparado una lista de diez cosas que puedes hacer en Ibiza.

En un lugar como Ibiza, hay muchas actividades en contacto con la naturaleza que puedes realizar, pero siempre procura respetar el medio ambiente para que otros se lo puedan encontrar en el mismo estado en el que tu te lo has encontrado. Además, muchas de las cosas que hacer en Ibiza que te proponemos son gratis, por lo que además de disfrutar de tu tiempo, cuidarás de tu bolsillo.

Visitar Dalt Vila

La ciudad amurallada de Dalt Vila, debería ser uno de los puntos obligatorios para todos los visitantes de Ibiza, por sus impresionantes murallas y la belleza y tranquilidad que da pasear por sus antiguas calles empedradas. Pero se pueden hacer muchas más cosas que simplemente pasear por las calles de la Vieja Ibiza, como visitar la Catedral de Ibiza, acercarnos al mirador de la Catedral, comer en cualquiera de las terrazas e incluso tomar unas copas. Sin embargo, las pendientes de sus cuestas hace que sea un camino un poco difícil para recorrer durante el día en los meses de más calor, por lo que muchos optan por visitarla de noche, con una atmósfera totalmente diferente.

ibiza medieval

El casco histórico de Dalt Vila está declarado Patrimonio de la Humanidad.

Recorrer Dalt Vila es recomendable no solo para conocer un poco de la historia de Ibiza, sino para disfrutar de un paseo inigualable. Las vistas cambian totalmente de día y de noche, por lo que recomendamos visitarlo en momentos diferentes del día. Para los amantes de las playas, Dalt Vila es una de las cosas que se pueden hacer en Ibiza cuando llueve o cuando el día está nublado. +Más información: Dalt Vila

Asombrarte ante Es Vedrà

Seguramente el islote de Es Vedrà es una de las imágenes más famosas de Ibiza. Con sus casi 400 metros de altura que se levantan prácticamente de forma vertical desde el mar, la magia de Es Vedrà cautiva a todos los que la observan. Y no solo es una zona para turistas: muchos ibicencos necesitan ver el islote cada cierto tiempo para sentirse protegidos por la energía que emana de este punto.

islote de es vedrà

No puedes regresar de Ibiza sin haber visto Es Vedrà.

Visitarlo no vale la pena únicamente por Es Vedrà: la zona es de una belleza incomparable, con un entorno natural de grandes bosques de pinos. Además, hay otras cosas que hacer por la zona, como visitar el pequeño pueblo de Es Cubells o bañarse en la playa de Cala d’Hort. Visita para + Más información: Es Vedrà

Bañarte en la playa

Seguramente ya habías pensado en esto nada más haber pensado en poner un pie en Ibiza. Las playas de Ibiza son, a buen seguro, de las mejores del mar Mediterráneo y algunas de ellas están en muchos listados de las mejores playas del mundo.

playa de ibiza

¿Hace falta que digamos que una de las cosas que tienes que hacer en Ibiza es bañarte en sus aguas transparentes?

Además, la variedad de playas existentes en la isla, invitan a hacer muchas más cosas que bañarse y tomar el sol: practicar el buceo, saltar al agua desde pequeños acantilados, motos acuáticas o comer un buen plato de la gastronomía ibicenca desde un restaurante en la playa. +Más Información: Playas de Ibiza

Visitar Formentera

Suena paradójico, pero una de las mejores cosas que puedes hacer en Ibiza es salir de esta isla… para visitar otra aún mejor. Formentera es una isla maravillosa que no dispone de aeropuerto, y su única vía de comunicación con el resto del mundo es el ferry que une su puerto con el de Ibiza.

illetes formentera

La playa de Ses Illetes de Formentera aparece habitualmente en listados de las mejores playas del mundo.

Aunque Formentera merece una visita en profundidad de varios días, puedes tener un primer contacto con esta pequeña isla en una escapada con ida y vuelta el mismo y día. Aquí tienes una pequeña Guía de Formentera donde te contamos lo mejor qué hacer en esa isla y te ofrecemos un código de descuento para que puedas viajar al mejor precio. Un lugar inolvidable

Alquila tu barco y navega en las Pitiusas

Te acabamos de mentir. El ferry no es la única manera para viajar a Formentera: en unos minutos puedestener un barco de alquiler y viajar con tus amigos a esta isla… o si lo prefieres puedes pasar el día en s’Espalmador, en las Salinas o bañándote en tu playa favorita de Ibiza. Obviamente, si no tienes permiso el título de para llevar un barco no te preocupes: también puedes viajar con un patrón a bordo.

barco ibiza

Uno de los barcos con los que puedes navegar por Ibiza

Si viajas en familia, con unos amigos o quieres darle una sorpresa a tu pareja, esta opción es excelente y mucho más económica de lo que imaginas. Si ya estás soñando en navegar por aguas ibicencas, pregunta aquí por tus fechas deseadas para alquilar un barco en Ibiza y te responderemos rápidamente.

¡Bailar en Ibiza!

Ibiza es uno de los lugares del mundo donde la noche se vive más intensamente. Cada día, las diferentes discotecas de la isla cambian su decoración para ambientar un nuevo estilo musical.

pacha ibiza

Puerta de la discoteca Pachá

Posiblemente, lo más difícil para el que busque pasar una noche bailando sea elegir qué disco elegir. Mira nuestro calendario de fiestas para decidir cuál es tu música favorita y disfruta de la noche ibicenca.

Ver la puesta de Sol

Unas de las cosas que puedes hacer si vas a Ibiza es grabar a fuego en tus retinas uno de los atardeceres que la isla te ofrece. Si pasas el día en la playa y quieres salir por la noche, seguro que te queda un lapso de tiempo enmedio… ¡y es que en Ibiza siempre hay cosas que hacer!

Las puestas de sol desde el mar son espectaculares

En toda la costa oeste de Ibiza es visible la puesta de sol, y para muchos es algo mágico ver como el sol se funde con el mar, en un espectáculo natural que transforma el cielo y el mar de preciosas tonalidades. Puedes ver la puesta de sol desde sitio míticos como Café del Mar, desde playas como Benirràs y vivir el ambiente hippie o buscar tu rincón secreto para verlo en soledad. +Más información: Las mejores puestas de sol de Ibiza

Darte un Baño de barro

Uno de las cosas más atractivas que se pueden hacer para un turista de playa en Ibiza y Formentera es tomar un baño de barro en Ibiza y que del que se tiene muy poca información son los lugares donde uno puede disfrutar de un baño de barro natural.

baños de barro

Una pareja tras un baño de barro

Una actividad totalmente gratuita que se puede disfrutar en muchas de las playas de Ibiza y que además de divertido, es beneficioso para nuestra piel. +Más información: Baños de barro en Ibiza

Bailar en la Fiesta de los tambores de Benirràs

La playa de Benirràs ya merece una visita por sí sola, aunque ver la fiesta de los tambores es una de las cosas auténticas que aun se pueden ver en Ibiza del legado que nos dejaron los hippies en la isla.
fiesta tambores benirràs ibiza

Aunque empezó de forma espontánea por un grupo de hippies que encontraron en este lugar un punto mágico gracias a la luz que se proyecta desde el mar, actualmente es todo un acontecimiento que pocos se pierden y Benirràs se ha convertido en una de las playas imprescindibles. Por cierto, si quieres sentirte como un hippie más en Ibiza , tu también puedes hacer algo por ayudar a la fiesta tocando un tambor… +Más información: Fiesta de los tambores de Benirràs

De compras por los mercadillos hippies

La herencia dejada en Ibiza por los hippies es alargada en muchos casos. Los mercadillos son uno de los lugares en los que uno puede vivir toda la esencia, pasear y echar un vistazo a productos artesanales y originales.

Pero hay otras cosas que hacer en estos mercadillos de Ibiza: actuaciones en vivo de grupos rítmicos con tambores y restaurantes con buena comida son otra de las actividades que se pueden hacer en estos mercadillos auténticos.

cala llenya mercadillo ibiza

Los mercadillos son el lugar ideal para comprar recuerdos originales.

Por supuesto, es el lugar ideal para hacer tus compras en Ibiza, tanto de souvenirs como para recordar este viaje. En muchos casos, los productos a la venta son únicos, por lo que tenemos la certeza de llevarnos algo original. +Más información: Mercadillos de Ibiza

BONUS: Cosas que hacer en Ibiza – los imprescindibles

Hemos querido compartir con vosotros una ilustración con esas pequeñas cosas imprescindibles que debéis probar antes de marcharos de Ibiza: tomar una copa de hierbas ibicencas, un flaó…

los imprescindibles de Ibiza

Cosas imprescindibles de Ibiza ¿Cuántas has hecho?

Y si os queda alguna por hacer, ¡ya tenéis una buena excusa para volver a la isla!

Si quieres agradecernos esta lista de cosas, comparte este artículo en cualquier de las siguientes redes sociales y nos harás muy felices ¡Gracias!

Guía de Formentera

Guía de Formentera

Formentera es la isla más pequeña del archipiélago de las Pitiusas, la hermana menor de Ibiza. Desconocida aún por muchos, es la joya del Mediterráneo. Con una superficie de poco más de 80 km2 y una población fija de poco más de 10.000 habitantes, reproduce y contiene en tan poco espacio todos los tópicos paisajísticos del Mediterráneo imaginado:

Cuando uno llega a Formentera tiene la sensación de que se ha detenido el tiempo: carreteras estrechas, paisajes vírgenes… En Formentera no hay prisas, porque siempre estás cerca de tu destino. Es una isla tan pequeña que prácticamente desde todos los puntos de la isla puedes ver el mar.

Su costa es toda una caja de sorpresas. Algunas de las mejores playas del mundo están en la isla de Formentera, con un agua increíblemente azul y una arena blanca y brillante. Además, imponentes acantilados ponen el broche a una isla mágica.

isla de Formentera

Desde el Mirador de La Mola podrás admirar la curiosa forma del istmo de la isla Formentera

¿Cómo llegar a Formentera?

Esta es la primera pregunta que hay que hacerse si deseas visitar esta fantástica isla. Formentera padece lo que se conoce como una ‘doble insularidad’. ¿Qué significa esto? Pues que a las dificultades de transporte que ocasiona ser una isla, se añade el hecho de que la única vía de entrada sea un ferry desde otra isla: Ibiza.

Te lo explicamos más claro: si quieres visitar Formentera has de pasar sí o sí por Ibiza. Formentera tiene unas dimensiones tan reducidas que no tiene aeropuerto. Deberás tomar un vuelo hasta Ibiza y, desde allí, coger el barco de línea regular que conecta los puertos de ambas islas. Afortunadamente, puedes comprar tus billetes de ferry aquí y conseguir un buen descuento utilizando el código promocional que ofrecen.

puerto de ibiza

El barco poniendo rumbo a Formentera desde el puerto de Ibiza

La otra forma de llegar a la isla es a través del alquiler de un barco privado. La comodidad es indiscutible y las posibilidades que nos ofrece son infinitas: podemos salir desde Ibiza, parar en s’Espalmador o dar la vuelta a Formentera. Si tu familia y tus amigos queréis pasar unos días inolvidables, no dudes en plantearte esta opción.

¿Por qué viajar a Formentera?

Formentera es la pequeña mimada de las Baleares, la más reducida y mejor conservada de sus islas habitadas. Te esperan paisajes costeros de serena belleza, la luz, el sol, aguas impolutas lamiendo mansamente largos o cortos arenales vírgenes, acantilados costeros bajo los cuales no es raro ver nadar a los delfines y donde crían las pardelas y los halcones, fondos submarinos de impagable nitidez, pinares y sabinares, islotes desolados, lagartijas, salinas, rústicos muelles para barcas de pescadores…

formentera

Las playas de Formentera destacan por la arena blanca y aguas de un color azul indescriptiblemente bellas.

Formentera fue el paraíso que atrajo a una generación de hombres y mujeres deseosos de conocer otros mundos en éste, los hippies, tal vez para cambiarlo, o para cambiarse a sí mismos. Hoy es lugar de paso para cientos de miles de turistas al año y, sin embargo, su presencia, excepto quizá en los meses punta del verano turístico balear (julio y agosto), no altera el ritmo pausado de la vida en la isla, donde una cita para el atardecer puede significar horas de tranquila espera bajo un porche, viendo sin prisas nacer, una a una en el crepúsculo, las estrellas en el cielo nítido. Nuestro recorrido por Formentera – calculemos unos 35 km entre idas y venidas por la isla – pretende llegar hasta los más bellos rincones de su pequeña geografía.

La llegada a Formentera

Se llega a la isla en barco desde Eivissa (un barco-jet tarda 25 minutos; los ferries, casi una hora), y la primera imagen del puerto de La Savina es la de una recepción turística: pequeños muelles de carga y pasaje donde los ferries arriban y zarpan incesantemente, el club náutico con espléndidos yates y lanchas, la estación marítima, el edificio donde se aglomeran las agencias de alquiler de coches, de motos y bicicletas, la parada del autobús, la oficina de información.

calo des mort formentera

Es Caló des Mort, una de las playas más conocidas de la isla

El puerto ebulle con la llegada de cada ferry: los turistas recién llegados han de tomar sus decisiones, alquilar sus vehículos, contratar su taxi, pedir información, orientarse. Luego, como por un ensalmo, todo vuelve a la tranquilidad inicial. Hasta la llegada de otro ferry. Y los turistas desaparecen, se desparraman hacia los distintos puntos dignos de visita en la isla. Sin saberlo, comienzan un itinerario que nunca olvidarán.

En Formentera todo está cerca, y todo está a la vez lejos: los formenterenses se desplazan poco en la isla y fuera de ella; son sedentarios, conviven sin estorbarse, relacionándose discretamente.

Cala Saona

Es la primera playa que suele visitarse en Formentera, tal vez por su proximidad relativa a La Savina. Se llega tras unos 2,5 km, por una carretera señalizada hacia el sur desde Sant Francesc Xavier, la capital administrativa de la isla, con su sólida parroquia fortificada, del siglo XVIII, en la Plaza Mayor. Naturalmente, puede llegarse en bicicleta. Hay un carril bici en la carretera de La Savina hasta el pie de La Mola, y en las carreteras restantes en verdad hay poco tráfico, lo que es muy de agradecer por los aficionados al pedal.

cala saona formentera

La playa de Cala Saona vista desde la orilla

Cala Saona es una bella playa de arena protegida por acantilados de baja altura, formados por rocas calizas, blancas, brillantes al sol. Brilla igual el agua transparente de la cala, de una nitidez proverbial en cualquier lugar de la isla. Agua clara y limpia sobre fondo de arena blanca y fina, la más fina, dicen. Un hotel y unos apartamentos, edificios bastante discretos, no rompen el encanto paisajístico. La playa cuenta con servicio de socorro, chiringuito, dos restaurantes, alquiler de velomares, hamacas y parasoles.

La cala es amplia, aunque no muy larga -150 m-, y muy acogedora. Es apreciada sobre todo por las familias con niños.

Cap de Barbaria y su faro

Se llega desde cala Saona (dista unos 7 km) cruzando tramos de pinar, campos de secano, algarrobos, almendros, higueras, esas higueras típicas de Formentera, con las ramas sostenidas por fuertes troncos – estalons como se conocen en Formentera – clavados en la tierra árida. Incluso habremos encontrado algún minúsculo cercado con vides.
Tras el bosque está el Pila del Reii, donde hasta los años treinta del siglo XX hubo un denso bosque de pinos y sabinas hoy desaparecido por culpa de la tala. Quedan, cercados recientemente y con letreros indicadores, restos arqueológicos megalíticos, de la Edad del Bronce.

La moto es el medio de transporte ideal para Formentera.

El cap de Barbaria es tal vez el lugar más desértico de las Baleares: un promontorio pedregoso, sometido al sol y cubierto tan sólo por matojos dispersos de romeros de hojas más anchas de lo normal y algunos asfódelos. En el cabo se alza uno de los faros más espectaculares que verás en tu vida.

El paisaje sobre el acantilado no sobrecoge, admira: su dimensión, aunque imponente, es humana, como todo en Formentera. Las olas rompen al pie del acantilado que sobrevuelan las gaviotas. Desde el aire, Barbaria es ocre, árido, silencioso. No hay lugares para el baño, a no ser que se llegue en barca a la base de los acantilados, dispuesto a bucear sobre su fondo cristalino de rocas, arenas y algas.

Poco más allá -habrá que llegar a pie tras diez minutos de camino bajo el sol o, en días de mal tiempo, contra el viento-, se alza una de las torres de defensa de la isla, una atalaya de mares, alzada en el siglo Xvlll.

Playa des Migjorn

Se trata de un largo arenal, de casi 5 km, que se extiende a lo largo del istmo que une el promontorio del cap de Barbaria, al sur de Formentera, y el de La Mola, al este.

La playa cuenta con tramos de arenas finísimas y con tramos de roca caliza, plana, apta para tumbarse en ella al sol siempre tibio. La playa tiene numerosos accesos. Están señalizados, cada pocos kilómetros y siempre a la derecha, en la carretera principal, la que va de Sant Francesc en dirección a El Pilar, en La Mola: sólo hay que tomar por uno cualquiera de ellos, cruzar apenas medio kilómetro de parcelas de secano, admirar alguna casa popular, donde no falta hoy la antena parabólica, saludar a alguna mujer vestida aún con su traje negro tradicional, cubierta desde la cabeza hasta los pies, quizá una reminiscencia árabe, aparcar el coche y atravesar a pie las dunas.
La playa se abre en toda su extensión. Se puede caminar por ella hasta donde apetezca. Aquí y allá se encuentran restaurantes, algún hotel, apartamentos disimulados tras las dunas, chiringuitos, áreas donde es posible alquilar hamacas y sombrillas, otras donde es posible practicar deportes náuticos. Pero, hay que decirlo ya, el deporte que el turista suele practicar en Formentera es el de estar al sol, desnudo generalmente, y el de bañarse a ratos en el agua esmeralda. ¿Para qué más?

Una pasarela de madera discurre paralela a la playa de Migjorn

Los distintos accesos conducen naturalmente a zonas conocidas con nombres distintos: Las Dunas y Els Arenals (km 11), Vogamarí (km 8), etc. Aproximadamente en el km 10 se encuentra la desviación que permite llegar hasta los restos del castellum romano de Can Blai, uno de los modestos, pero interesantes, monumentos arqueológicos de la isla.

Al final de la playa, se encuentran los muy recomendables complejos turísticos de Riu Club La Mola y Maryland-Insotel, con apartamentos, hoteles, restaurantes, zona de juego para niños, tiendas, alquiler de coches, motos y bicicletas, parada de autobús, teléfono, escuela de buceo. Ideal para familias con niños. Más allá aún, el caló des Mort asegura una cierta soledad.

La Mola

En el camino a La Mola, el promontorio oriental de la isla de Formentera, hay que detenerse, a media cuesta, en el restaurante El Mirador para admirar el bellísimo panorama (si se sube en bicicleta, se agradecerá sin duda la parada). Ante él comprendemos por fin qué significa vivir en una isla: el mar en todas partes, transparente sobre los arenales, un poco bravo quizá contra las escasas zonas de roca, al norte.

También, porque éste es el pinar más denso de Formentera, el bosc de Sa Pujada y d’es Copinyar, un espacio natural que se debe preservar a toda costa. Viven en él lirones caretos de formas grandes, endémicos. Y naturalmente, como en toda la isla, las lagartijas verdes, ágiles, curiosas, que no vacilan en acercarse a la gente, aunque a veces saltan asustadas a su paso para esconderse entre matojos o bajo las piedras.

la mola formentera

El impresionante acantilado bajo los pies del faro de La Mola

En La Mola, por fin, se visita la pequeña parroquia de El Pilar, que dista unos 15 km de La Savina, y puede recorrerse la solitaria carretera hacia el faro (4 km). Aquí se encuentra el punto más alto de Formentera, rodeado de paredes de piedra que circundan cultivos de secano: vid, higueras, almendros. Desde el faro, la vista es impresionante. A veces, en días de buen tiempo en el mar, se divisa con suerte una banda de del- fines entre las olas. Junto al faro hay un chiringuito y un sencillo monumento a Jules Verne, que citó este lugar en una de sus narraciones fantásticas.

En los acantilados de La Mola, los formenterenses cazaban antaño, a mano y a lazo, descolgándose entre las rocas, pollos de pardela, especie que aún cría agrupándose en pequeñas, pero ruidosas, colonias en sus grietas. Llamaban virotar a esta actividad cinegética que era imprescindible para su supervivencia. A las pardelas, en el catalán insular, se las llama oirots.

Antes de iniciar el descenso, y hacia el sur, se avistan las aspas y la torre del viejo molino de La Mola (Es Molí Vell), que funciona, perfectamente conservado, desde finales del siglo XVIII.

Es Caló de Sant Agustí y las playas de Tramuntana

Descendiendo de La Mola, lo primero que se encuentra cuando ya la carretera se allana es el caló de Sant Agustí, orientado al norte de la isla. Es caló es simplemente una calita de 100 m, con poco fondo, de roca en la orilla, con algunas casetas para llaüts (barcas tradicionales de pesca) y con los tradicionales varaderos pitiusos. El ambiente, a pesar de los nuevos apartamentos edificados en la zona, es muy rústico y, como en toda la isla, acogedor. Aquí destacamos el Hostal Rafalet y el restaurante Pep Paradís, dos lugares muy conocidos.

es calo de sant agusti formentera

Las pequeñas calitas que salpican la costa de Es Caló de Sant Agustí.

La zona de Tramuntana de Formentera no tiene el mismo paisaje costero que el Migjorn. Es más bien rocoso, con alguna elevación, los acantilados de cala en Baster, de Es Quintalar y de Punta Prima, por ejemplo, que ya se divisan, a lo lejos, desde el caló de Sant Agustí.

En esta zona, conocida como Es Carnatge, siempre se dispone de más sitio para el baño y para tomar el sol que en la zona de Tramuntana, pues la gente prefiere en general los anchos arenales del sur, que suelen estar más protegidos del viento. El mar, sin embargo, presenta la misma sorprendente transparencia.

Sant Ferran y Es Pujols

Sant Ferran y Es Pujols son dos núcleos urbanos, también reducidos, hoy dedicados a la industria turística.

Sant Ferran de ses Roques cuenta con una parroquia de paredes de barro y piedra, tras la que se encuentra la mítica Fonda Pepe, centro de reunión de los hippies de los años setenta. Frente a la parroquia, es interesante detenerse a contemplar el colegio público, un conjunto arquitectónico sencillo, pero que muestra la arquitectura típica de la isla. Los edificios se han diseñado de acuerdo con el molde que la arquitectura pitiusa ha marcado tradicionalmente: tejados planos, volúmenes cúbicos, paredes enjabelgadas, porches y ventanas reducidas.

es pujols formentera

Una chica bañándose en las aguas de Es Pujols

En Es Pujols es difícil no tener la sensación de estar en el lugar equivocado. Es una concentración hotelera que desentona, aunque se reconoce que ha evitado la dispersión del urbanismo en la isla.

Sin embargo, desde aquí es posible trasladarse a las bellas playas de Sa Roqueta, de Rocabella y de Es Pujols, arenales con pocas edificaciones, todos con su chiringuito y restaurantes, alguno con apartamentos u hotel. Normalmente, entre estos arenales hay algunas zonas de roca, con entrantes que forman pequeñas calas bellísimas, que parecen piscinas naturales. En los caminos de arena brillante, fácilmente transitables en bicicleta, no es raro cruzarse con las lagartijas que buscan calentar sus cuerpos al sol. Como lo hacen, por otro motivo, los turistas.

Illetes

Es Trucadors es el nombre que recibe la delgada punta de roca y arenal que la isla de Formentera extiende hacia el islote de S’Espalmador, al norte.
A levante y a poniente se encuentran las playas emblemáticas de Formentera, también en el islote citado. Los arenales son largos, su arena es blanca, de un blanco cegador en verdad (no olvidar las gafas de sol), y el mar transparente, de una indescriptible nitidez. Incluso las lagartijas que abundan entre las dunas, y que se acercan hasta la misma playa, son de colóración verde pálida.

En días de calma, parece que el mar sobre el fondo de arena finísima y blanca se convierta en un espejo, o en un cristal que los cuerpos cruzan sin quebrar. Numerosos letreros solicitan que no se aparque en las dunas. Debe hacerse en los lugares dispuestos para ello (hay varios), aunque se recomienda la bicicleta para los desplazamientos por esta zona.

illetes formentera

La playa de Ses Illetes aparece habitualmente en listados de las mejores playas del mundo.

Al este la playa recibe el nombre de playa de Llevant (con una longitud de 1,5 km), al oeste es la playa de Ses Illetes (1 km). Ambas son muy anchas y espaciosas. Entre una y otra hay tan solo unas decenas de metros, dunas de arena suelta o fija con cubierta de sabinas.

La playa de Ses Illetes es más variada, también por los islotes que le dan nombre, con entrantes de roca, con alguna caleta. En el viejo molino, Es Carregador de Sa Sal, se trabajaba la sal y en la actualidad funciona un restaurante.

En las playas siempre hay gente, pero el lugar se mantiene invariablemente tranquilo. Es posible acceder a ellas en barca desde el puerto de La Savina, en un agradable paseo que se completa con la visita a las playas de S’Espalmador.

En todas estas playas el nudismo es habitual y se dispone de chiringuitos, restaurantes, alquiler de hamacas, parasoles, tablas de surf y velomares.

S’Espalmador

De Formentera a S’Espalmador puede irse, en efecto, en barca. Pero también es posible cruzar a pie el llamado pas de S’Espalmador, el vado sumergido de fondo de arena que, en días de mar calma, tiene una profundidad que alcanza apenas un metro. La sensación al cruzarlo es la de realizar una aventura. Cruzar el mar a pie, nada menos.

En S’Espalmador hay varias playas: la más larga y concurrida es la playa de S’Alga (un arenal de 1,5 km), tras el paso de Es Trucadors; otra es Sa Senyora (700 m), al este, y otra Sa Torreta (150 m), al norte, protegida por la isleta del mismo nombre.

barro espalmador formentera

Unos jóvenes bañándose en el barro de s’Espalmador

En ellas se reúnen muchas embarcaciones a vela, y la estampa es entonces muy marinera. Son playas nudistas, sin servicios. Únicamente en S’Alga instalan hamacas y sombrillas, y tiene también un depósito natural de lodo cuyos baños, se asegura, protegen la piel.

En el norte de la isla, las caletas llamadas caló de Bocs Gran y Petit, sin arena, son un refugio para solitarios. Es posible recorrer a pie el islote, aunque haya que proveerse de agua, pues el ambiente es seco y muy soleado. Un estanque natural de aguas salobres llamado S’Estanyol se ubica en el centro de la isla.

Seguro que esta pequeña guía de Formentera te ha ayudado a conocer lo que te espera en esta isla vecina de Ibiza. Sin embargo, hay muchísimas más cosas que hacer y ver que no te hemos contado. Por eso, te recomiendo que eches un vistazo a esta guía de Formentera para conocer a fondo todos los secretos de la perla del Mediterráneo.

Cosas que hacer Gratis en Ibiza

Cosas que hacer Gratis en Ibiza

Una queja común entre los visitantes a la isla es que Ibiza es cara. No cabe duda de que algunos lugares con mayor fama, discotecas y restaurantes bien ubicados, abusan en ocasiones de los precios aprovechando la gran cantidad de turistas de vacaciones.

Sin embargo, hay muchas actividades que se pueden hacer gratis en Ibiza, o por lo menos gastando un precio mínimo. Proponemos un listado de aquellas actividades que puedes disfrutar en la isla sin gastarte ni un euro:

La puesta de sol

mirar la puesta de sol

Admirando la puesta de sol

Vale, la puesta de sol es gratis porque es algo que nos da la naturaleza, ¡faltaría más que tuviéramos que pagar por ello! Sin embargo, es curioso observar como un fenómeno natural como el ocaso se ha mercantilizado. Entorno a la puesta de sol se han abierto actividades asociadas, como ir al Café del Mar o bares similares a que nos sablen por una cerveza. Incluso se realizan excursiones en barco haciendo una ruta por el mar para ver en primera línea de mar la puesta de sol… Sin embargo, ver la puesta de sol desde la intimidad de tu toalla en la playa de Cala Conta o Benirràs es una experiencia única que no tiene precio… ¡por lo tanto experiencia gratis! Puedes mirar en este listado todas las playas de Ibiza desde las que verás la puesta de sol.

fiesta de los tambores Ibiza

Si quieres vivir la puesta de sol de una manera diferente, los domingos por la tarde se celebra una conocida fiesta de los tambores en la playa de Benirràs. La fiesta es gratis, aunque seguramente te toque pagar por aparcar.

Ir a la Playa

La playa es otro lugar público y por lo tanto, al que se puede ir gratis. El único inconveniente es pagar el parking, pero los aparcamientos en la mayoría de playas de Ibiza son gratuitos.

playa ibiza

Panorámica de la playa de Ses Salines

Algunas de las calas y playas de Ibiza donde hay que pagar por el aparcamiento son Las Salinas, Cala Bassa y Aguas Blancas. Si quieres evitar pagar por aparcar, puedes optar por el autobús. También es posible que te encuentres el problema del escaso aparcamiento: en Cala Salada y Cala Saladeta, por ejemplo, el parking es muy reducido y una vez se encuentra completo únicamente se puede acceder a través de un servicio lanzadera de autbús

Recorrer el Patrimonio de la Humanidad

dalt vila ibiza

La Catedral de Ibiza desde el Baluard de Santa Llúçia, el mejor mirador de la ciudad

En muchos lugares del mundo hay que rascarse el bolsillo para visitar un museo. En Ibiza, la mayor obra de arte está abierta al público, es encantadora y además es gratuita. Se trata de Dalt Vila, la antigua ciudad que se encuentra delimitada por unas enormes murallas renacentistas declaradas Patrimonio de la Humanidad. Déjate perder una mañana por sus calles y acabarás totalmente enamorado.

Organizar una barbacoa

Recordamos y recalcamos que hacer barbacoas en el bosque está terminantemente prohibido, por el riesgo de incendio que existe. Sin embargo, hay zonas como el merendero del pueblo de San Lorenzo, justo al lado de la iglesia, donde hay zonas habilitadas para las barbacoas, a la sombra de los pinos en un entorno boscoso muy mediterráneo. Eso sí, únicamente durante el periodo fuera de verano.

Aparcar en las ciudades

Además de la dificultad de aparcamiento en las playas tampoco es sencillo aparcar en la ciudad de Ibiza, San Antonio y Santa Eularia.. Para aparcar gratis y evitar el número masivo de coches dentro de la ciudad, los ayuntamiento han instalado aparcamientos disuasorios a las afueras de los núcleos urbanos. Por otro lado, en zonas con zona azul el aparcamiento es gratis a la hora de comer y por la noche (en verano a partir de las 22 horas).

Recorridos por el interior de la isla

Llegando a la cala de Es Canaret en Eivissa . Ibiza

En muchas playas de Ibiza, es tan bonito el destino como el paisaje hasta llegar a la playa.

La ibiza más auténtica se encuentra alejada de los principales puntos turísticos. Adéntrate en los pueblos y pasea por el centro de Santa Gertrudis o San Carlos. Date un paseo por Santa Inés hasta los acantilados de Sa Penya Esbarrada. O madruga para realizar una ruta de senderismo que termine en una playa poco accesible.

¿Y dónde alojarse al mejor precio?

Para alojarse, no hay nada gratis (ni se te ocurra acampar en una playa, está totalmente prohibido). En este listado te indicamos las mejores zonas para alojarse en la isla. Ibiza tiene hoteles y apartamentos para todos los públicos y para todos los bolsillos. Sin embargo, en plena temporada alta será difícil encontrar buenas gangas.

Estos turistas que son la viva imagen de la felicidad

Estos turistas que son la viva imagen de la felicidad

Gástate el dinero… con cabeza

Obviamente, incluso aquellos turistas con presupuestos más ajustados han de gastarse el dinero en la isla. Hemos conocido turistas que han venido a la isla con ganas de salir de fiesta pero han pasado el viaje comiendo bocadillos de chóped en la calle porque el bolsillo no les alcanza.

Si tienes un presupuesto ajustado sigue estos consejos:

  • No vayas a discotecas. Excepto que sea el único motivo de tu viaje, el precio de las entradas y las copas son prohibitivos.
  • No comas en sitios que en su nombre ponga beach club, lounge bar o similares. El postureo se paga.
  • Viaja en temporada media-baja. Mayo, septiembre y octubre son meses buenísimos y con mucho menos turismo.
  • Descubrir playas como ésta, no tiene precio.

    Descubrir playas como ésta, no tiene precio.

Y sigue estos consejos para exprimir al máximo cada euro:

  • Si te ofrecen pan y alioli en un restaurante, di que sí. Así comerás como un ibicenco.
  • Si paseas por el puerto y ves una camisa o un vestido ibicenco de la Moda Adlib que te gusta, cómpratelo. La moda local es única.
  • Date caprichos: no todo es gratis en Ibiza, pero merece la pena. La gastronomía local es buenísima. Pídete un bullit de peix o una buena paella de marisco junto al mar. O disfruta de una buena jarra de cerveza en el bar con tan buen ambiente y esa terraza tan encantadora.

Ibiza en febrero

Ibiza en febrero

Llegamos a febrero en Ibiza, uno de los meses más fríos del año en la isla. Estamos en temporada baja y pocos se acuerdan las Islas Pitiusas en esta época, sin embargo hay un buen número de cosas que hacer en este mes. A pesar de que un buen puñado de tiendas y restaurantes están cerrados – principios de año es una de las fechas escogidas por muchos empresarios para cerrar – febrero es un mes donde vivir el auténtico ritmo tranquilo de la isla.

El mayor problema de este mes es climatológico. Ibiza presume de una exagerada cantidad de horas de sol durante el año, pero es febrero el mes más frío. Las lluvias también pueden aparecer, lo que puede molestar para hacer algunos de los planes más apetecibles que proponemos.

ibiza en febrero

El Pla de Vila, la extensión de campo que rodea a la ciudad de Ibiza. Al fondo, Formentera.

¿Qué hacer en Ibiza en febrero?

El segundo mes del año es una época húmeda, en la que apetece recorrer el interior de la isla y descansar junto a la chimenea de un buen restaurante. Estos son nuestros planes recomendados para esta época del año.

Los almendros en flor de Santa Inés

Es todo un clásico: El pequeño pueblo de Santa Inés (Santa Agnès) se convierte en el epicentro de Ibiza en el mes de febrero. El conocido pla de Corona, una gran extensión llana totalmente sembrada de almendros, se cubre de un manto blanco. El florecimiento de los almendros en febrero es un espectáculo natural que hace las delicias de los amantes de la naturaleza y de la fotografía.

almendros

Almendros en flor en Santa Inés

Otro consejo. Ya que has llegado a Santa Inés, te recomendamos que hagas una paradita en Can Cosmi, el bar delante de la iglesia, a tomar un pequeño refrigerio y su tradicional tortilla mirando su coqueta iglesia.

¡A Comer! Tortilla en la terraza de Can Cosmi

¡A Comer! Tortilla en la terraza de Can Cosmi

¿Ir a la Playa en febrero?

Sí, visitar las playas en febrero es una buena opción. Obviamente, no nos vamos a bañar – a muchos ibicencos incluso nos parece que el mar está fresquito en julio. Además, un baño no apetece ya que en la orilla de las playas se acumulan verdaderas montañas de posidonia oceánica. Se trata de una planta marina que muchos conocen como ‘algas’ y que son vitales para que el mar pitiuso muestre un azul increíble en verano.

Cala Llarga es una de las calas secretas de Ibiza

Seguro que no tienes ni idea de dónde está esta cala ibicenca (Fíjate en la orilla, llena de restos de Posidonia)

Lo que te proponemos es visitar aquellas playas más inaccesibles de la isla. Ibiza en febrero no es tiempo de bañarse en playas, pero sí de descubrirlas. Existe un buen número de calas que se encuentran al final de caminos largos y/o complicados y que no son para nada recomendables en pleno verano. Aquí puedes ver un listado con las playas menos conocidas de Ibiza e instrucciones de cómo llegar a ellas.

Descubriendo la Ibiza más salvaje

Ponte un buen calzado, una chaqueta y sal a caminar. Hay un buen número de lugares que no aparecen habitualmente en las rutas turísticas pero que no queremos dejar de recomendar. Puedes pasear por el poblado de Balàfia, o caminar en el Pla d’Aubarca y terminar el paseo tomándote una cerveza (o refresco) en un bar de Sant Mateu.

faro de ibiza

Los faros de Ibiza y Formentera han guiado durante décadas las rutas de navegantes.

Si no sabes qué decidir, te proponemos visitar el Faro des Moscarter. Se trata de un edificio precioso, con esa pintura helicoidal negro sobre blanco. Se trata del faro más alto de las Islas Baleares y se encuentra en el punto situado más al norte de Ibiza. A poca distancia del faro, las olas golpearán con fuerza la costa, así que procura ir un día en el que el mar no esté muy embravecido. Para llegar a él deberás seguir una preciosa ruta por el mar, como te contamos este artículo sobre el Faro des Moscarter.

Como ves, hay un buen número de actividades que hacer en Ibiza en el mes de febrero. Seguro que encuentras un plan apetecible para disfrutar de la isla con tus amigos o tu pareja.

Ibiza en noviembre

Ibiza en noviembre

El verano ha quedado definitivamente atrás y llega el mes de noviembre. El paso de los turistas que han llenado la isla de Ibiza durante toda la temporada alta es historia. Llega el tiempo de la tranquilidad y la calma. Parece que el tiempo se detiene: ha llegado la parte del año favorita para muchos ibicencos. Ibiza en noviembre es conocer una isla pausada.

Sin embargo, para muchos la llega del otoño ibicenco es la época más triste del año: los días se acortan, el frío se instala entre nosotros y muchos negocios ya han echado el cierre por vacaciones tras una temporada agotadora. Pero no todo es malo. El mes no puede empezar mejor. El 1 de noviembre, fiesta de Todos los Santos, es un festivo nacional. Y es solo el principio de un buen número de motivos que invitan a redescubrir la isla.

Noviembre es para disfrutar

Este mes puramente otoñal e Ibiza muestra una de sus mejores caras. Toda la isla adquiere un color verde intenso, y los árboles parecen brillar tras la caída de las lluvias típicas de estas fechas.

Pasarela sobre Cala Llentrisca, una de las preciosas excursiones que se pueden hacer en la isla

Pasarela sobre Cala Llentrisca, una de las preciosas excursiones que se pueden hacer en la isla

El termómetro comienza a bajar algunos grados, pero las temperaturas en la isla son suaves. Por eso los ibicencos esperamos con muchas ganas la llegada de noviembre para comenzar a recorrer caminos y senderos de montaña. Si te preguntas algunos de los lugares que puedes visitar este mes, te recomiendo cualquier de las rutas que conducen a estas playas, ideales para excursionistas.

El clima y el paisaje son buenos motivos para no hacer una escapada ibicenca. Pero no podemos olvidar la gastronomía. Es inútil explicar en estas líneas el sabor de un arròs de matances, frita de pulpo o un sofrit pagès. Así que el mejor consejo es que te acerques a un restaurante ibicenco y te dejes sorprender.

¿Cómo es Ibiza en noviembre?

Hay quien ve en este mes un periodo aburrido en el que no vale la pena visitar Ibiza. El frío, los días cortos y la gran cantidad de tiendas, hoteles y restaurantes que cierran en temporada baja desalientan a los visitantes.

Noviembre es un mes perfecto para aquellos que buscan la calma y la tranquilidad. La frecuencia de vuelos desciende dramáticamente, pero la isla aún sigue conectada a las principales ciudades españolas. La baja demanda provoca que en ocasiones sea posible encontrar bajos precios de los vuelos a la isla, gracias a las compañías de bajo coste que ofrecen vuelos a precios reducidos, puedes venir con tu pareja para una escapada romántica. En cuanto a discotecas, tienes que tener claro que las grandes fiestas ya hace tiempo que terminaron, aunque los fines de semana Pachá continua ofreciendo su mejor música.

dalt vila ibiza

La Catedral de Ibiza desde el Baluard de Santa Llúçia, el mejor mirador de la ciudad

Si lo que te preocupa es el tiempo, noviembre es un mes tradicionalmente más frío y lluvioso que octubre. Además, el cambio de hora que se produce este mes, provoca que los días se acorten mucho. De todas maneras, hay algunas actividades que se pueden seguir haciendo normalmente a pesar del tiempo, como disfrutar con la puesta de sol o visitar las playas totalmente vacías.

¿Qué hacer en Ibiza en noviembre?

Uno de los grandes placeres que pasan desapercibidos para muchos visitantes de la isla es la gastronomía. Comer un bocadillo en Santa Gertrudis o un buen bullit de peix en San Miguel son grandes placeres insulares. También es época de probar postres típicos que entran mejor en los meses fríos, como el flaó, la greixonera o los panellets, éstos últimos muy típicos del día de Todos los Santos. Para el que quiera salir de fiesta, tal y como hemos dicho antes, Pachá sigue abierto los fines de semana, con precios muchos menores que en verano. Un gran destino para todos aquellos que quieran cambiar su rutina y el agobio por unos días de tranquilidad y silencio, como hicieron los antiguos hippies.

frutos de noviembre en Ibiza

Frutos y colores de noviembre

En noviembre hay varias fiestas a destacar: Halloween en Ibiza no es muy popular (aunque al igual que en el resto de España cada vez se va celebrando más), así que sigamos las tradiciones ibicencas. La más conocida es la trencada de pinyons, es decir abrir las piñas para poder comer los piñones. Los piñones son uno de los ingredientes principales de los dulces típicos de estas fechas: los Panellets. Con permiso de los tradicionales buñuelos. En noviembre en Ibiza también tenemos fiestas en San Carlos, que tienen como día grande la celebración del Pagès Festival, una competición por equipos en la que los conocimientos sobre la isla de Ibiza y las habilidades físicas te pueden hacer pasar un buen rato. Tampoco se pueden olvidar las fiestas de Santa Gertrudis, que cuentan con actuaciones de rock de grupos locales. Participes o lo mires desde la barrera, te lo pasarás en grande.

Pocholo: El Residente Más Conocido de Ibiza

Pocholo: El Residente Más Conocido de Ibiza

Pocholo, es un personaje televisivo que está muy relacionado con la isla de Ibiza. José María Martínez-Bordiú, su nombre real, es barón de Gotor y es conocido por haber sido el yerno de Adolfo Suárez, además de estar emparentado con Francisco Franco. En televisión, Pocholo se hizo célebre en el programa Hotel Glamour. Allí fue donde se hizo conocida su famosa ‘mochila’.

A raíz de su popularidad se ganó una fiesta en Amnesia llamada “Pocholo, a Pescar”, en una de las actuaciones más extrañas que se recuerdan en la noche ibicenca. Posteriormente apareció en programas en La Sexta donde se narraba su día a día en Ibiza llamado “Pocholo Ibiza 06″.

pocholo

Esta fiesta existió, lo juro. Actuaban una vez por semana como DJ en la discoteca Amnesia

En cada aparición televisiva, Pocholo menciona su amor por Ibiza. Por ello, en el imaginario popular se ha convertido en uno de los residentes más conocidos de la isla.

pocholo ibiza

Una aparición en el programa ‘First dates’

Pocholo se siente a gusto en Ibiza ¿Por qué? Pues para las personas amantes de la libertad y de la naturaleza encuentran en nuestra isla un auténtico paraíso. Las playas, montañas y paisajes de Ibiza cautivan a muchos de los que pisan Ibiza por primera vez.

Pocholo junto a su amigo Tanit, otro habitualde la noche ibicenca.

Es probable que te encuentres al residente más famoso de Ibiza en la carretera o en cualquier discoteca de Ibiza, ya que vive todo el año en la isla, disfrutando de la libertad con la que Ibiza acoge a todos sus visitantes.

Viajar a Ibiza en Octubre

Viajar a Ibiza en Octubre

Hay mucha gente que, ante la posibilidad de encontrar ofertas de vuelos baratos a Ibiza fuera de temporada, se plantea visitar la isla una vez el verano ha finalizado. La demanda de vuelos es menor y quizás has encontrado una oportunidad única para viajar a Ibiza en octubre. Personalmente, creo que Ibiza merece la pena en cualquier época del año, pero octubre merece una atención especial.

El primer fin de semana de octubre coincide con las conocidas ‘Closing Party’, las fiestas de cierre de las discotecas de Ibiza. Únicamente Pachá permanece abierta durante los fines de semana en invierno (aunque Ibiza tiene muchas más posibilidades de ocio que las macrodiscotecas).

Una turista junto al pequeño puerto situado en la playa de Es Canar

Una turista junto al pequeño puerto situado en la playa de Es Canar

Disfrutando de las playas de Ibiza en octubre

El tiempo en octubre en la isla suele ser bueno, especialmente durante la primera quincena. Incluso algunas veces la climatología es mucho más favorable que en septiembre, un mes tradicionalmente más lluvioso. Algunos opinan que, si no llueve, octubre es la mejor época del año para visitar la isla.

El principio del otoño es suave, por lo que no dudes en meter el bañador y la toalla en tu maleta: las playas están muy vacías y tendrás la oportunidad de estar tumbado prácticamente solo. Las hamacas pierden terreno frente a la arena y la orilla se convierte en un estupendo campo de juego: Un gran momento para practicar deportes como pesca submarina, jugar a voley playa o a las palas. Ojo, que la temperatura del mar se mantiene cálida después de todo el verano. Excepto si eres muy friolero, tienes la posibilidad de bañarte en el mar asegurada.

ibiza en octubre

Las playas de Ibiza, como Cala Nova, están casi vacías en octubre.

Las temperaturas también suavizan, por lo que octubre en Ibiza es nuestra época favorita para visitar las playas para excursionistas. El calor no impide hacer una buena caminata para llegar a playas de acceso complicado y nuestra llegada a una playa con poca afluencia de personas se verá recompensada por un refrescante baño.

Ibiza: mucho más que playas

A partir del 15 de octubre, muchos hoteles echan el cierre, la frecuencia de vuelos se reduce y a finales de mes la hora cambia y el día se vuelve más corto. Eso no impide que en otoño se pueda disfrutar de la isla, incluso en el caso de que no tengas suerte con la climatología.

La iglesia de Santa Eulària, conocida popularmente como Puig de Missa, es un ejemplo claro de la arquitectura de Ibiza.

La iglesia de Santa Eulària, conocida popularmente como Puig de Missa, es un ejemplo claro de la arquitectura de Ibiza.

Siempre está presente la oportunidad de visitar el casco antiguo de Dalt Vila tranquilamente. En los meses de verano visitar nuestro recinto amurallado Patrimonio de la Humanidad puede resultar más cansado por culpa del calor, pero en otoño es una época fantástica para dejarse perder por el laberinto de calles.

También es recomendable alquilar un vehículo para visitar los diferentes pueblos de la isla. Excelente gastronomía, iglesias blancas de muros gruesos que sirvieron de refugio ante el asedio de piratas o descubrir los paisajes rurales son reclamos más que suficientes para visitar la Ibiza en octubre.

Viajar a Ibiza en septiembre

Viajar a Ibiza en septiembre

Hay mucha gente que se pregunta si viajar a Ibiza en septiembre es una buena opción, especialmente porque no saben si aún hay movimiento en las discotecas o si va a hacer buen tiempo. Y la respuesta es que viajar a Ibiza en septiembre es una de las mejores opciones que puedes tener si eres un amante de las fiestas y las playas.

Resumiendo viajar a Ibiza en septiembre es lo mismo que hacerlo en agosto, pero más barato y con menos aglomeraciones. Todo ventajas!

En cuanto a las playas, viajar a Ibiza en septiembre es la época ideal para ir a playas como las Salinas, con la comodidad de encontrar aparcamiento fácilmente, y estirarte en la arena sin tener que preocuparte de buscar espacio para poner la toalla. Todas las playas ofrecen la transparencia de sus aguas y la tranquilidad que les ha hecho famosas. En Ibiza el tiempo suele ser bueno en septiembre, aunque no exento de peligro, ya que a veces se producen las típicas tormentas de verano. Sin embargo, el clima suele ser bueno y durante todo el mes de septiembre el calor aún se hace notar en Ibiza. No olvides que septiembre aún es verano en Ibiza!

Si lo que quieres es ir a discotecas, también estás de suerte, ya que si tu idea es viajar a Ibiza en septiembre tienes que saber que están aún todas abiertas y podrás disfrutar de la mejores fiestas a mejores precios. Al contrario que en agosto, donde la isla está llena hasta la bandera, en septiembre puedes disfrutar de la pista de baile. Por ejemplo, la fiesta Flower Power de agosto es un agobio donde uno no puede ni bailar, en cambio en septiembre se aprovecha mucho mejor el espacio y es mucho más agradable. Además, los precios de las discotecas en septiembre bajan notablemente, ya que no se considera temporada alta y uno puede disfrutar de las noches ibicencas a un precio más barato.

Otro aliciente de viajar a Ibiza en septiembre es que empiezan las famosas Closing Party de las diferentes discotecas, donde cada discoteca prepara un espectáculo increíble para celebrar el cierre de la temporada de cada fiesta. Las autoridades suelen ser más permisivas con los horarios de estas fiestas y éstas pueden durar hasta las 12 horas de la mañana.

De modo que si estás pensando en viajar a Ibiza en septiembre no lo dudes. Encontrarás vuelos más baratos, playas menos llenas y las mismas fiestas a precios más baratos.

Luna de miel

Luna de miel

Ibiza es una excelente opción para pasar la luna de miel. Aunque la isla tiene la fama por ser una isla muy animada, también hay espacio para el relax y el descanso en lugares increíbles de Ibiza, y pasarás un viaje de novios inolvidable.  De hecho,  si vienes a Ibiza encontrarás lo que busques: el que quiera diversión la tendrá pero si vienes con tu pareja buscando un viaje romántico, lo encontrarás sin duda.

Para pasar la Luna de Miel con tu pareja, Ibiza es un destino ideal. Uno de los mayores atractivos de la isla son las puestas de sol de Ibiza, popularizada mundialmente gracias al Café del Mar (y su música). Puede que haya gente al que no le llame la atención, pero es una experiencia única y diferente a la puesta de sol de cualquier otro lugar. La situación de la isla, las aguas y el cielo ibicenco se tiñen de colores inimaginables, ideal para disfrutar con tu novio/a.

Alojamiento en Ibiza

Ibiza también es un destino para los enamorados

Uno de los puntos más románticos de vuestra Luna de Miel en Ibiza puede ser ver la puesta de sol. Hay lugares muy conocidos, como Café del Mar, pero hay muchos lugares mejores para ver la puesta de sol en Ibiza, bordeando la costa oeste de la isla. Desde prácticamente cualquier playa de esta costa es visible aunque quizás la más famosa es Cala Comte. También salen desde el puerto de San Antonio barcos que tienen mucho éxito, que os llevarán a hacer un recorrido por la costa, acantilados y diferentes calas inaccesibles por tierra para terminar viendo con tu pareja, desde dentro del mar, la puesta de sol más famosa del mundo.

Para los más animados, hay varios planes que son realmente divertidos, y por lo que recordaréis con mucho cariño vuestra Luna de Miel en Ibiza. Es posible realizar inmersiones bajo el mar, realizando un ‘bautizo de buceo’ disfrutando de los fondos marinos. Si prefierís disfrutar del mar navegando, también se puede disfrutar de un fantástico día a bordo de una excursión en barco, tanto privada (con patrón de yate a bordo y catering) como en grupo, con las conocidas fiestas en barco en Ibiza junto a mucha gente joven y muy divertida.

cala de s'estanyol

Planifica tus vacaciones y tendrás por delante unas vacaciones inolvidables

Por supuesto pasar el día en la playa es un plan relajante, y más aun en pareja. En playas como Las Salinas o Cala Jondal, encontrarás chiringuitos de gran nivel que disponen de servicio hasta las hamacas: un placer recibir tu copa con los pies en el agua. Si no te terminas de relajar, también ofrecen masajes, a la sombra, con el rumor de las olas de fondo…

¿Aún no te has relajado? Entonces lo último que te podemos recomendar es que te alojes en uno de los hoteles de la isla con servicio de spa de la isla. Algunos como el Hotel Hacienda Na Xamena cuidan hasta el último detalle y te volverás de tus vacaciones totalmente relajado.