Saltar al contenido
IBIZAISLA.ES

Ibicencos sin descanso: Música a más de 2 kilómetros de la discoteca

Una lectora nos ha enviado un vídeo grabado desde su casa en el que se queja del fuerte ruido que se oye procedente del hotel-discoteca Ushuaïa. Desde su casa en el barrio de Can Bellotera, situada a más de dos kilómetros de distancia de la discoteca, se oye perfectamente el sonido de la música.

Esta lectora nos ha enviado el vídeo para poner voz a “los que estamos hartos de los inconvenientes de las discotecas”. Sin embargo, nos aclara que ha reclamado muchas veces a la policía de Sant Josep pero ésta sólo tiene competencia para avisar y tramitar la denuncia al Ayuntamiento. Tras reiteradas denuncias a lo largo del verano hemos llegado al mes de septiembre sin haber aplicado ninguna medida al respecto. Este es el vídeo de la música que hemos recibido:

Recordamos que la distancia entre el hotel-discoteca y la vivienda es de más de 2,15 kilómetros. Es de imaginar que las viviendas más cercanas deban sufrir incomodidas aún mayores. Para los afectados, el único recurso para quejarse es hacer una instancia denunciando las molestias ocasionadas en cualquier oficina del Ayuntamiento de Sant Josep de Sa Talaia.

El vídeo anterior no es ni mucho menos un caso puntual. Se trata de algo que ocurre absolutamente todos los días, de mayo a octubre, hasta las 12 de la noche. Afirma que “es imposible leer un libro, ver la televisión o irse a dormir con la ventana abierta sin escuchar el ‘bum-bum’ de fondo” procedente de este conocido local de Playa d’en Bossa. Se queja de que en el bloque no se puede hacer “vida normal”, al igual que en el resto del vecindario donde viven hijos pequeños y trabajadores que se acuestan pronto para madrugar para ir a trabajar.

Estamos ante el eterno debate entre la industria turística y la sostenibilidad. ¿Debe ser Ibiza un destino don’t stop the music a pesar de sus habitantes? ¿Cómo puede un hotel ofrecer música al aire libre a diario, como si fuese una discoteca, con todos los perjuicios que ello conlleva a los ibicencos?

Las discotecas al aire libre impiden el descanso de muchos ibicencos

De hecho, cuesta creer que haya quien pague por entrar a Ushuaïa para escuchar la música. ¿Para qué pagar, si se escucha perfectamente desde el exterior de este hotel?

Una normativa que limita el sonido totalmente inútil

En enero de 2017 ya se amplió la ordenanza que ampliaba los limitadores de sonido en todo el municipio de Sant Josep de Sa Talaia, a la vez que se reconocía que no se disponía de suficientes medios para controlar a los locales que incumplieran las normativas. Sin embargo, cuesta creer que los locales que incumplen sistemáticamente los límites permitidos puedan funcionar, año tras año, con “la denuncia encima de la mesa”, tal como reconoce la policía. ¿Pasotismo?