Saltar al contenido
IBIZAISLA.ES

¿Por qué Ibiza no se ha conservado como Menorca?

La pregunta que abre este artículo no tiene una respuesta sencilla. Cualquier persona que haya conocido las dos islas se verá muy sorprendido con la gran diferencia existente entre dos islas situadas a escasa distancia. Ibiza y Menorca pertenecen a la Comunidad de les Illes Balears, tienen playas espectaculares, reciben turistas y tienen un tamaño muy similar (575 km² para Ibiza y 705 km² para Menorca).

Sin embargo, mientras que Menorca ha sabido mantener su esencia gracias a un crecimiento controlado, Ibiza ha visto como su tranquilidad, sus paisajes e incluso sus costumbres se han ido evaporando. A pesar de su parecido tamaño, Ibiza tiene 150.000 habitantes por los 90.000 de Menorca.

Paisaje de la isla de Menorca

Repasamos los principales rasgos que conservan una y otra isla:

Dos modelos, dos industrias

Menorca ha sido tradicionalmente una isla manufacturera. Su industria se ha concentrado principalmente en el calzado, la agroalimentación o la bisutería. Es por eso que la llegada del turismo a esta isla fue lenta y progresiva. El tener un cierto desarrollo económico provocó que la gente no se abrazara la llegada del turismo como la única salvación.

En cambio, Ibiza era una isla pobre hasta los años 1950. Por poner un ejemplo esclarecedor, los dos abuelos del que os escribe tuvieron que emigrar de la isla a una edad muy temprana en busca de un futuro mejor. No había mucho futuro para una joven de 17 años de Santa Agnès de Corona ni un joven de Sant Mateu. El azar quiso que aquellos jóvenes se encontraran y volvieran, años después a las Pitiusas.

El problema de Ibiza fue que pasó de ser una isla pobre a un lugar de interés turístico de primer orden. Había que generar ingresos de cualquier modo y no hubo tiempo de planificar un crecimiento ordenador. Al contrario que Menorca, excepto algunas excepciones, Ibiza ha cubierto de cicatrices buena parte de su territorio.

Un paisaje diferente

A pesar de la proximidad geográfica, Ibiza y Menorca tienen rasgos muy distintos. Mientras que Eivissa está plagada de montañas y bosques de pinos, Menorca es mucho más plana y tiene una mayor parte de su territorio dedicada a la agricultura.

Otra de las diferencias la encontramos en la dispersión de la población. Históricamente, en Menorca unos pocos terratenientes controlaban grandes extensiones de terreno, por lo que la mayoría de su población se concentraba en sus pueblos. Sin embargo, en Ibiza muchos de sus habitantes eran los propietarios de sus propias tierras. En algunos casos y siempre que la economía lo permitiera, se dividían las fincas para hacer casas a repartir con los hijos, por lo que la población ibicenca se ha ido dispersando a lo largo de la isla. Esto ha provocado que mientras que en Menorca muchos territorio se encuentran vírgenes, en Ibiza es difícil observar un paisaje sin observar grandes casas.

Una isla protegida

En 1993, la UNESCO declaró Menorca como reserva de biosfera, dado el alto grado de compatibilidad alcanzado entre el desarrollo de las actividades económicas y la excelente conservación del patrimonio natural.

En la isla de Ibiza, la UNESCO declaró en 1999 el conjunto amurallado de Dalt Vila y las praderas submarinas de posidonia como Patrimonio de la Humanidad. Imágenes como la que puedes ver a continuación, con un ancla arrasando impunemente parte de estas praderas dan una idea del problema de conservación de Ibiza.

Orgullo de fiestas

Una de las cosas que mejor han sabido conservar los menorquines son sus tradicionales fiestas. Cada pueblo celebra sus verbenas con la participación de niños, jóvenes y mayores, que vive con verdadera pasión la llegada de unos días muy especiales. Menorca es un pueblo orgulloso de sus tradiciones y, aunque recibe con alegría a los visitantes, intentan poner medidas para proteger sus fiestas y evitar las grandes aglomeraciones.

Por el contrario, Ibiza ha perdido gran parte de sus tradiciones. Por poner un ejemplo, el 8 de agosto es festivo en toda Ibiza pero buena parte de ibicencos dedica esa fecha a trabajar o quedarse en casa descansando. Si hay en esta isla una fiesta que realmente tenga capacidad de atracción, está dentro de una discoteca previo pago de 50 euros, y el desapego de los ibicencos con este tipo de noches de fiesta y borrachera es generalizado.

¿Ibiza o Menorca? Aunque de entrada, por cultura y paisajes creemos que Ibiza puede ser un punto superior al resto de islas Baleares como perfecto destino de vacaciones, nuestra isla no ha sabido conservarse como Menorca para mantener su esencia a pesar del turismo.