La Diosa Tanit de Ibiza

La Diosa Tanit de Ibiza

Antiguamente en Ibiza existía una diosa a la que todos sus habitantes rendían culto. En la época cartaginesa de la isla, a partir del siglo V a. C., Tanit se convirtió en la diosa de Ibiza, y así ha continuado hasta nuestros días en los que esta deidad sigue siendo recordada y venerada.

La diosa Tanit fue una de las más importantes diosas de la mitología cartaginesa. No solo se la conoce en Ibiza, también se le rendía culto en muchos lugares del Mediterráneo (el norte de África, Líbano Chipre, Cerdeña, Sicilia o Benidorm) que pertenecieron al imperio cartaginés. Pero sin ninguna duda, fue en Ibiza donde la adoración de Tanit se hizo más palpable y donde se han encontrado diversos templos de adoración.

La Diosa Tanit de Ibiza

Representación de la Diosa Tanit en cerámica

Tanit fue la Diosa del amor, la fertilidad, la vida, la prosperidad, la cosecha, la muerte y la luna. Fue una de las diosas más importantes de los cartagineses, ya que defendía una isla sagrada, como era Ibiza, defendida de animales venenosos. Tanit era una divinidad de carácter astral, representada por el creciente lunar, asociada al dios de la agricultura y por tanto, a la fertilidad de la tierra, de los animales y de las personas. Tenía igualmente un carácter de diosa del subsuelo, y por tanto del infierno, la salud y la muerte, por lo que era protectora de los difuntos. Tanit también fue asociada con el león, influencia de la diosa egipcia Sehmet y que le confería un carácter guerrero casi inédito en la época. Sin embargo, Tanit habría alcanzado también un carácter de protectora de la ciudad y valedora de la buena fortuna.

Busto de la Diosa Tanit, en el Museo de Puig des Molins

Se cree que los cartaginenes ofrecían sacrificios humanos a Tanit y a Baal (consorte de Tanit). La leyenda cuenta que cuando las cosas no iban bien en Ibosim (nombre con el que en la época cartaginesa se conocía  a la isla de Ibiza) o Cartago, era porque sus dioses estaban enfadados. Para contentarlos mataban unos cuantos niños primogénitos de las familias más ricas. Los llevaban al templo de Es Culleram, una cueva al norte de Ibiza, y allí los sacerdotes degollaban y quemaban a los niños.

tanit ibiza

Un busto moderno de la Diosa Tanit, en una playa de Ibiza

Ibiza conserva la cueva santuario erigida en honor de la diosa Tanit. La Cueva de Es Culleram, situada en el municipio de San Juan, en el noreste de Ibiza fue descubierta en 1907 por el arqueólogo Carles Roman. A partir de entonces se realizaron varias excavaciones que permitieron rescatar diversas piezas arqueológicas, muchas de las cuales pueden verse actualmente en el Museo de Arqueología de Ibiza. La Cova des Culleram está abierta al público y puede visitarse de forma gratuita.

Simbolo Tanit

El nombre de Tanit

El culto a la diosa Tanit fue recuperado en el siglo XX, a partir del interés renaciente sobre la cultura e historia ibicenca. La isla fue uno de los centros de mayor importancia para fenicios, púnicos y cartagineses y ese rasgo distintivo se ha hecho notar a lo largo de la historia ibicenca.

El legado de la diosa Tanit ha perdurado hasta nuestros días, y se instalado en la isla de Ibiza. No es extraño ver en Ibiza comercios con el nombre de Tanit e incluso como nombre de mujer. Además, su imagen acompaña a los habitantes de la isla desde hace siglos y también es normal ver la cara de la diosa en multitud de escaparates, colgantes o cuadros.

Su grafía en púnico es Tnt, dado que las lenguas semitas se escriben sin vocales. A pesar de que su nombre aparece escrito como Tanit, recientemente se ha descubierto que su pronunciación verdadera sería aproximadamente Tinit.

En el Museo de Puig des Molins se puede encontrar el busto de la Diosa Tanit. En esta imagen, Tanit (a la derecha) observa el busto de Tanit.

 

La leyenda

Cuenta la historia que los Cartagineses conocían unas tierras en las que no crecen las víboras ni los escorpiones, bien provista de puertos, y supuestamente facil de conquistar. Se trataba de la isla de Ibiza.

En el año 654 a.C., iniciaron su travesía para ocupar la isla. Sufrieron la fuerza de la naturaleza durante unos tempestuosos días de tormenta. Las lluvias arrastraron las rojas tierras del Ibiza tiñendo de rojo la bahía que les dio refugio, lo que les recordó los rituales baños de sangre de la diosa Tanit, cosa que interpretaron como un signo divino de buen agüero.

sa caleta tanit

Posiblemente los acantilados de Sa Caleta fueron los culpables de que el mar se tiñera de rojo

Seguramente fue Es Bol Nou, o Porroig, el lugar donde llegaron en primer lugar los cartagineses. En Sa Caleta aún se conserva un asentamiento, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Ibiza quedó desde aquella fecha bajo la protección de la extraña diosa del amor y de la fertilidad.

Cova de Es Culleram. Ahora permanece silenciosa y majestática, dentro de una urna en el Museo des Puig des Molins (visita muy recomendable), y contempla la curiosidad, la admiración, la indiferencia de los que pasan frente a ella. Pero quien sabe si, tal vez, percibe de tanto en cuanto un ligero temblor de algún visitante que se ha sentido perdido en sus ojos de piedra.

Rituales y costumbres hippies en Ibiza

Rituales y costumbres hippies en Ibiza

La influencia hippie en Ibiza ha sido notable desde la década de los 60 hasta nuestros días en el tema religioso. De una parte, la sociedad ibicenca ha seguido manteniendo sus costumbres religiosas, aunque poco a poco se van olvidando muchas creencias y costumbres.

De hecho, en las rutas que los hippies hacían en la década de los 60, era habitual el paso por paises como India y Nepal, ya que se consideraban lugares de meditación y de espiritualidad. Los hippies trajeron mucho de sus rituales e imágenes a Ibiza.

Por otra parte, los hippies trajeron nuevas imágenes que se han ido ganando un lugar en Ibiza, ya sea por fe, por intentar olvidar la anterior religión o por pura estética. Actualmente, en todo tipo de mercadillos hippies es frecuente encontrar muchos productos de origen o estilo oriental, especialmente hindúes. Es por ello frecuente encontrar prendas de vestir hippies con figuras reconocibles con dioses del hinduismo.

buda atlantis

Una de las figuras que podemos encontrar más presentes en Ibiza es la de los budas, en las formas y lugares más sorprendentes. De alguna manera se empieza a identificar la figura de buda con Ibiza, sin que aparentemente exista ninguna relación entre ambos.

Lo cierto es que en paisajes tan inaccesibles como la bajada a Sa Pedrera (o Atlantis) el dibujo de un buda en la roca invita a visitar una pequeña cueva hippie en la montaña. Existe el ritual de dejarle una pequeña ofrenda, en forma de mensaje o objeto simbólico. Por si fuera poco, otro buda de colores dibujado en la roca junto al mar, nos espera al final del mismo camino. Además, en las rocas encontramos grabados muchas otras figuras grabadas en la piedra, como extraños animales, algunos retratos de extrañas formas, figuras geométricas y mensajes de paz.

buda atlantis

En otra cala secreta de Ibiza, como Punta Galera también encontramos un Buda. Tenemos que llegar hasta el mar y después seguir caminando por las rocas planas hasta encontrar una gran roca con forma de cubo, convertida en altar. En lo alto, encontramos el busto de un buda de metal, alrededor del cual se ha formado un extraño ritual hippie: velas, flores, ofrendas en forma de pulseras, piedras o monedas y mensajes en papel con buenos deseos. La verdad es que aunque nadie nos asegura que el buda realice nuestros sueños, pero dejar una pequeña ofrenda y pedir un deseo al buda ibicenco nos regala un poco de esperanza e ilusión, y quizás un poco de suerte en lo que nos queda.

ofrenda hippie en buda de punta galera

La influencia del buda se extiende más allá de lo puramente religioso y espiritual, y también podemos encontrarlo como objeto de decoración, especialmente gracias a la incorporación de la decoración tailandesa en muchas casas ibicencas. Algunos locales de Ibiza, como bares o restaurante, también reciben el nombre de buda por el descanso que pueden encontrar los clientes en ellos.

decoracion hippie con un buda, lounge

Con o sin buda, lo cierto es que en la isla se respira un aire distinto al resto del mundo, no importa la religión que uno siga: si quieres descanso y paz interior, la encontrarás en Ibiza.

El culto al sol

Uno de los rituales hippies que se llevan a cabo en Ibiza desde hace muchos años es el culto al sol. Posiblemente en la isla se puedan ver las mejores puestas de sol del Mediterraneo y hay toda una cultura entorno al sol.

culto al sol en Ibiza

Son muchas las personas que aprovechan que el sol se funde con el mar para meditar. La paz que se respira en este ritual hippie y la belleza del momento merecen la pena se disfruta durante prácticamente todo el año en Ibiza, aunque lógicamente en verano el cielo suele estar más despejado para poder observar el sol.

Otro de los rituales hippies por excelencia es la fiesta de los tambores de Benirràs, donde además de meditar, uno se puede dejar por el ritmo de los tambores hippies y disfrutar de la puesta de sol.

Hippies en Ibiza

Hippies en Ibiza

La isla de Ibiza se dio a conocer internacionalmente por la llegada de los hippies en los años 60. Sin embargo, muchos intelectuales y artistas europeos descubrieron Ibiza en los años 30, aunque se marcharon con la llegada de la Guerra Civil Española. Muchos de estos primeros visitantes, volvieron posteriormente en la década de los 60.

Después de la II Guerra Mundial, muchos fueron los jóvenes europeos y americanos, seguidores del movimiento hippie, que vinieron a Ibiza desencantados con la situación en su país y descubrieron una isla fascinante: Ibiza tenía todo lo que iban buscando.

Hippie en la playa de Ibiza

Es cierto que la situación general en España, con el régimen de Franco, era bastante cerrada pero con la llegada del turismo y la riqueza que generaba abrió el camino para muchas personas… y sus ideas. Ibiza fue el punto donde confluyeron gentes llegadas de diferentes paises, ideas y culturas: así llegaron los hippies a Ibiza.

¿Por qué los hippies eligieron Ibiza?

El movimiento hippie se extendió como la pólvora en la década de los 60. Aunque se considera San Francisco como la cuna de los hippies, también estuvieron en ciudades como Londres y Ámsterdam, por el ambiente cosmopolita y bohemio de estas ciudades. En la India y Nepal, también hubo gran presencia de hippies, ya que se consideraba un lugar espiritual ideal para la meditación, además de que el consumo de algunas drogas era legal en Nepal.

Lo que los hippies buscaban, y encontraron en Ibiza, fue el contacto con la naturaleza, unido a un buen clima, en una isla aún desconocida para el turismo masivo. La propia isla de Ibiza introdujo otros elementos, como rinconces secretos y mágicos, el culto al sol y el trato amable con los ibicencos.

De aquel entonces quedan testimonios sorprendentes, como la película ‘More” de Barbet Schroeder, en la que se deja ver una pareja viviendo al estilo hippie en Ibiza, mezclada con las drogas y la psicodelia de moda en aquellos años. Por cierto, la banda sonora corre a cargo de Pink Floyd en esta película.

casa hippie en Ibiza

La sociedad ibicenca los recibió con sorpresa a aquellos hippies de pelo largo y mujeres con vestidos de colores que en su gran mayoría eran artistas o aspiraban a ello. En Ibiza se conoció, y se conoce, como ‘peluts’ (peludos) a todos aquellos hippies, aunque convivieron perfectamente con la sociedad ibicenca de la época.

Hippie en Ibiza en bicicleta

La mayoría de hippies se instalaron en casas en el campo del interior de Ibiza, se agrupaban en comunas y organizaron eventos que aún siguen vigentes hoy en día, como los mercadillos hippies que podemos encontrar en Ibiza. Estos mercadillos han perdido mucho de aquel espíritu hippie que hubo entonces, aunque sí que queda su esencia entre los puestecillos de los artesanos.

Hippie en Ibiza

La llegada de los hippies hizo muy popular a la isla de Ibiza, de forma que siguieron llegando turistas de todas partes de Europa. Esto provocó que la esencia hippie se fueran desvaneciendo y la industria ibicenca se fuera enfocando más a la creciente llegada del turismo. Sin embargo, son muchos los rincones de mágica y extraordinaria belleza que permanecen intactos en Ibiza, los mismos que encandilaron a los hippies en su día.

Actualmente, no hay un número permamente de hippies en Ibiza como en la década de los 60, pero sí que son fácilmente localizables si te conoces la isla. En algunas calas como Atlantis o Punta Galera, en caminos rurales de Ibiza y en los mercadillos hay hippies de hace décadas y nuevos hippies que se siguen quedando prendados de la magia que Ibiza desprende.

Fiesta hippie en Ibiza

Uno de las fiestas hippies por excelencia que se celebran en Ibiza cada verano son las famosas fiestas de los tambores de Benirràs. La magia de la playa de Benirràs acoge este espectáculo a la hora de la puesta de sol, mientras que decenas de tambores suenan al lado del mar.

Para ilustrar el texto, hemos usado algunas fotos de hippies actuales que muestran que el movimiento hippie en Ibiza no solo fue muy importante en la isla, sino que hoy en día sigue vigente y esperamos que por muchos años.

Ibiza Hippie

Ibiza Hippie

Los primeros visitantes europeos de la isla de Ibiza, alrededor de 1930, vinieron atraídos por los aires de libertad, un paisaje bucólico y una población muy arraigada en arcanas costumbres de origen desconocido.

Tras las guerras y las duras posguerras vividas tras la II Guerra Mundial y la Guerra Civil, la isla volvió a ser el lugar de encuentro de muchos visitantes. Ibiza no permanecía muy diferente que treinta años atrás, pero en esta ocasión muchos de los visitantes eran americanos que huían de su país protestando por la Guerra de Vietnam.  Muchos fueron los jóvenes, seguidores del movimiento hippie, que vinieron a Ibiza desencantados con la situación en su país y descubrieron una isla maravillosa: Ibiza tenía todo lo que iban buscando. El movimiento hippie había encontrado en la isla uno de sus puntos de peregrinación obligatoria junto con San Francisco, Ámsterdam o Goa.

mercadillo ibiza

De esta forma, Ibiza se convirtió desde los años 60 en una de las capitales mundiales del movimiento hippie, lo que popularizó la fama de la isla por todo el planeta atrayendo a más jóvenes que venían a vivir, experimentar y crear. Sin embargo, la llegada del turismo masivo fue diluyendo poco a poco el movimiento hippie a partir de la década de los 70. Sin embargo, algo aún permanece de todo aquello: en el siguiente mapa puedes ver los principales puntos de interés si deseas conocer la Ibiza hippie:

Pero los hippies no inventaron nada, ya que la isla les sirvió buena parte del misticismo que andaban buscando: llegaron a una isla de bellísimos paisajes, una población muy abierta de tradiciones centenarias y donde afloraban leyendas. En tiempos del imperio cartaginés, Ibiza ya era considerada una isla mística, ya que era tierra sagrada. Las personas con poder de la época venían a la isla a morir, o ser enterradas, ya que se consideraba la isla como un santuario de espiritualidad.

hippies en Ibiza

Unos hippies bajo una enorme roca, en Atlantis (Ibiza)

El crisol de culturas en que se ha convertido la isla es único, debido a la huella que han dejado diferentes civilizaciones que han pasado por la isla, unido al aislamiento propio de una isla que ha sabido conservar muchos de los mitos que han llegado a nuestros días.

De modo que la llegada de los hippies a Ibiza fue el descubrimiento de una isla mística, en el que las fabulosas playas, increíbles puestas de sol y lugares considerados casi sagrados como Es Vedrà se convirtieron en lugares de peregrinación.

monumento al hippy de Ibiza

Las dos figuras del monumento dedicados a los hippies. Al fondo, la Catedral de Ibiza

En la época hippie también se relacionaron ciertos casos de avistamientos de Ovnis e incluso apariciones marianas, ya que hay quien afirma que una corriente magnética de Es Vedrà atrae diferentes energías cósmicas. Por eso son muchos los que meditan y practican diferentes tipos de rituales de origen oriental para atraer la energía de Ibiza.

Desde luego, la variedad de rincones que se han convertidos en sagrados a lo largo de la isla, donde se realizan cada año ritos paganos y religiosos, ofrendas y otras ceremonias han convertido a Ibiza en una isla mística.

Imagen de los años 70 de una chica meditando frente a Es Vedrà. Autor desconocido

Imagen de los años 70 de una chica meditando frente a Es Vedrà. Autor desconocido

A día de hoy, mucho de lo que dejaron los hippies en Ibiza ha desaparecido por completo, pero parte de su esencia aún permanece intacta. Elementos de origen hippie como los mercadillos, originalmente lugares de venta de productos usados y artesanías auténticas de hippies, han sido fusionadas de manera natural por los ibicencos.

Coches hippies

Coches hippies

Una de las formas más fáciles de ver la presencia de hippies en la isla, es pasear y ver la cantidad de coches hippies que circulan por la Ibiza.

A pesar de ser una isla no demasiado grande, el transporte en Ibiza nunca ha sido fácil y los hippies lo saben bien. Los hippies se han intentado desplazar con diferentes coches, hagamos un pequeño repaso:

El terreno presenta dificultades a la hora de desplazarse, incluso hoy en día se hace largo ir a algunos lugares (quién no se ha mareado en las curvas hacia Sa Cala de Sant Vicent).

El más antiguo y primer medio de transporte usado por los hippies en la isla de Ibiza es, por supuesto, la espardeña (espardenya), el calzado tradicional de los payeses: es decir, iban caminando.

espardenyes eivissa

Despues vino el coche más antiguo que circuló por Ibiza, el carro payés tirado por un burro o una mula, una de las mas preciadas posesiones de la gente del campo. Hasta hace no demasiadas décadas era algo común en todos los caminos rurales de la isla, y el transporte usado para bajar a Ibiza a vender los productos cultivados.

carro payes de ibiza

Aunque no es un coche y es menos antiguo, también se ha usado mucho la bicicleta, que no consumia gasolina, ni alfalfa como combustible. Aunque por supuesto, las primeras pedaladas que dieron por aquí los hippies no eran bicicletas tan preparadas ni ligeras como las que existen en la actualidad. Eso sí, tenían otros extras que las hacían aún más prácticas, como la posibilidad de instalar un sanalló para llevar diferentes productos. Y recordad como veis en la foto, que la seguridad en la carretera es lo primero, siempre usad el casco, amigos.

bicicleta ibiza

Hoy en día, las bicicletas tradicionales han evolucionado y se puede encontrar algunos modelos antiguos tuneados, seguramente bajo la influencia hippie, aunque un tanto barroca. Ojo a todos los detalles de esta bicleta, como las pegatinas de Pachá, los antireflectantes, muñecos y adornos musicales en los radios de las ruedas.

Bici tunning

Por cierto, que si hay un sitio en las Pitiusas donde se use la bicleta, es la isla de Formentera, cuna de hippies. Pero como no todos estaban en forma, en Formentera existía transporte público: Se trataba de un pequeño autobús que recorría la isla de Formentera y al que se bautizó con el nombre de es camió, ya que parece más una pequeña camioneta que un autobús. Destaca la baca de es camió, que tanto servía para llevar las maletas como para transportar una bicicleta.

Es camio

Coches de la época hippie

Luego ya han venido los vehículos a motor, entre los cuales hay que destacar la mobylette, como la de nuestro amigo Manolo de las Garrapiñadas. La mobylette ha sido durante muchos años un símbolo de la Ibiza hippie y rural, y aunque se está perdiendo, es algo muy normal ver a personas mayores montando en una mobylette, tanto dentro de la ciudad como por caminos rurales. El porqué de su uso, es por tratarse de una moto muy cómoda y manejable, aunque tambien era por la dificultad que entrañaba para la gente del campo sacarse el carnet.

Renault 4 L, cuatro latas en Ibiza

Aunque si hay un coche hippie mítico que perdura hasta nuestro días ese es el Renault 4L, el conocido como cuatro latas. Seguramente Ibiza sea uno de los lugares del mundo con más concentración de este tipo de coches. Ignoramos el porqué de la cantidad de vehículos de este modelo en la isla, pero poco a poco, se ha ido convirtiendo en un coche al que se le ha cogido cariño y empieza a ser considerado vehículo de culto. Sin ir más lejos, por Ibiza ya se empiezan a ver algunos de estos coches con rotulos de anuncios, por lo que si prolifera este uso, nos aseguraremos ver a los “cuatro latas” por nuestras carreteras por muchos años más.

Un coche hippie muy curioso que se puede ver en muchas carreteras de Ibiza es el Citroën Méhari. La forma rudimentaria del Méhari llama la atención casi tanto como el material del que está hecha la carrocería, de plástico.

Citroen Mehari naranja

Aunque sin duda el vehículo más mítico, el coche hippie por excelencia es la Furgoneta Volkswagen , todo un símbolo para la generación de los 60. De este modelo ya no se pueden ver tantos en Ibiza, aunque aún hay muchas furgonetas tuneadas para la ocasión, como esta furgoneta pintada imitando la arena de Ibiza y sus montañas. Estaba aparcada en Benirràs y delante hay un dibujo de dos tambores, por lo que imaginamos que el propietario era un hippie que iba a participar en la famosa fiesta de los tambores.

furgoneta hippie en Ibiza

Hablando de “coches tuning”, en Ibiza es muy fácil para los hippies modificar tu coche y darle un toque más positivo. Un botecito de pintura, un par de garabatos y ya tenemos nuestro coche hippie totalmente customizado.

Coche hippie tuning

Otro modelo de coche hippie con dibujos originales:

citroen 4l

Un Citroën 4L con diferentes dibujos de peces, aparcado en una playa de Ibiza

Por cierto, por Ibiza también se pueden ver algunos coches, que no sabemos si por publicidad o por un gusto diferente, han decidido decorarlo de una manera hippie (o por lo menos especial) como por ejemplo, el pachá-móvil:

Coche Pachá

En cuanto a transporte marítimo, el medio más tradicional en Ibiza para moverse, tanto para hippies como para ibicencos es el llaüt, una embarcación ligera muy usada también hoy en dia, ideal para pescar y también como barco de recreo. Pasear en uno de ellos es una fantástica forma de desconectar de todo, dejar la mente libre y descansar… eso si no te mareas, claro!

Arte Hippie en Ibiza

Arte Hippie en Ibiza

Ibiza es una isla en la que se aglutinan muchas vertientes y formas artísticas, que van desde los prácticos muebles ibicencos a la pintura o el cine, sin olvidarnos de los famosos vestidos ibicencos.

Y en muchos de estos campos se ve reflejado el arte hippie que empaña muchas de las cosas que se crean en la isla. A esto, hay que unir que no solo de arte hippie vive Ibiza, también se une lo tradicional, y es que Ibiza es una isla que conserva muchas de sus tradiciones, palpable en ropas, arquitectura y pintura.

El arte hippie se caracteriza por el policromatismo: en cualquier obra hippie observamos siempre muchos colores vivos, muestra de felicidad y dinamismo. De hecho prácticamente todas las obras artísticas hippies, tienen un significado alegre y vital, ya que el pensamiento de los hippies era ante todo positivo.

arte ibiza hippie

Vendedores hippie en los 70 en el Barrio de La Marina, Ibiza

El origen del arte hippie en Ibiza

En la década de los 60, la corriente hippie atrajo a las islas una gran cantidad de pensadores, artistas y escritores. Toda esta gente trajo una corriente de arte original, algo totalmente nuevo en España, sumergida en el oscurantismo del Franquismo. Los hippies cambiaron el modo de ver las cosas para los ibicencos.

Este fenómeno, ha sido llamado como “la senda de los elefantes” por Mariano Planells, refiriéndose al camino que seguían estos artistas para llegar, vivir, crear y morir en Ibiza. Todos ellos buscaban el ambiente ibicenco como fuente de inspiración y lugar de tranquilidad. Y en cierto modo, la isla de Ibiza fue su musa para muchas de sus creaciones artísticas, que vendían en mercadillos.

Otra de las muestras artísticas que dejaron los hippies en los 60, fue la creación de un estilo de vestir propio, tanto en ropa, como en calzado o bisuteria. La mayoría de jóvenes de Ibiza visten, especialmente en verano, con un estilo heredado de aquella época, por lo que como se puede comprobar, la influencia del arte hippie, aun perdura. En los mercadillos de la isla, es fácil encontrar bistutería y ropa de estilo hippie a precios bastante asequibles.

Muchas muestras artísticas mezclan lo tradicional con las vanguardias, especialmente con un toque psicodélico propio de los años 60. Es por eso que esta mezcla de culturas y diferentes vertientes artísticas hacen que sea un placer para la vista pasear por los mercadillos de Ibiza y echar un ojo y porqué no, comprar algo.

Jussara Ibiza

Una sirena payesa, sugerente imagen de Jussara

Arte hippie anónimo

Pero sin duda, las muestras de arte hippie más expresivas son las anónimas, aquellas que se realizan a pie de calle, o enmedio de un camino rural. En lugares como Atlantis, “Sa Pedrera”, donde inscripciones en la piedra y pequeñas columnas de piedras se amontonan, como pequeños monolitos dedicados al mar y a la tierra.

columnas piedra ibiza playa hippie

Vestidos hippies ibicencos

Aunque no es algo que podamos definir como arte hippie, lo cierto es que la estética era importante para los hippies. El éxito de los vestidos de influencia hippie fue motivado por su estilo cómodo de llevar y sobre todo fresco y elegante al mismo tiempo, dos combinaciones difícil de lograr.

En Ibiza, esto se logra con el uso de tejidos ligeros y transpirables, como la gasa o el lino, y el uso casi exclusivo del color blanco, un color muy cómodo en verano, ya que es el color más fresco puesto que en este color se reflejan los rayos de sol, además de que estéticamente es muy bonito combinado con el color tostado que solemos coger todos en los meses de verano. Se puede comprar en muchos mercadillos de la isla de Ibiza.