Canciones de Ibiza

Además de los bailes y los vestidos tradicionales, la cultura popular pitiusa es rica por su música y sus sonidos.  El aislamiento sufrido durante décadas a conservado en su forma original, o casi, muchos sonidos y melodías que han llegado hasta nuestros días más vivos que nunca.

Música Popular de Ibiza y Formentera 

Las melodías ibicencas tienen formas simples, cortas y arcaicas; siempre acompañando a la letra. Éstas solían ser basadas en sucesos, historia, leyendas combinando bellas palabras para la expresión. No hace falta decir que muchas de las melodías populares se han olvidado, ahí la importancia de nombres como Joan Amades, Samper, Fornás…que hicieron un gran esfuerzo para que el resto no quedaran en el olvido.

Por otro lado, un aspecto curioso y interesante era el papel de la mujer: al ser la gran mayoría analfabetas, se aprovechaban las “xacotes” para aprender y escuchar de la gente mayor todo lo posible antes de casarse. El cabal cultural era proporcional al número de oraciones, cuentos…

Cançó infantil

Manifiesta la espontaneidad de los juegos, excursiones, burla o las madras que cantaban para entretener. Claros ejemplos son los versos de las archiconocidas titeta pon-pon, joan petit quan balla, ton pare no té nas, roda roda Sant Miquel, es mussol no vol cantar, Toni mengem-mos sa truja, senyor Pepet…

Cançó de redoblada o porfedi

Según el caso, partiendo de una glosa conocida se improvisa siguiendo la forma. Después de cada dos versos se introduce la redoblada que contiene sonidos guturales únicos de Ibiza i origen desconocido. Todo esto va acompañado de suaves toques de tambor. En muchos casos era una pareja hombre-mujer, sentados frente a frente, cubriéndose la cara con un pañuelo sujeto en la mano, rindiéndose cuentas irónicamente para dar un toque festivo y de humor a las “xacotes”.

Cançó glosada

En estas melodías caben todo tipo de variantes, l as cuales llegan a formar melodías propias, autóctonas y personales (infantiles, romances, villancicos…). Un claro ejemplo lo tenemos en la canción “Com voleu germans que canti”

Romanços i cançons

Suelen ser elementos literarios de importación. Temas, palabras, estructura y demás se encuentran en el romancero catalán ( de origen provenzal o castellano). Esta adaptación sufrida en las islas le da un toque personal a dichas canciones.

Cabe decir que la comunicación oral entre los diferentes pueblos no era la misma que hoy en día, lo cual es lógico que una misma canción evolucionase de distinta manera. También ocurre el hecho de olvidarse de una determinada melodía y improvisar una o utilizar una misma para muchas canciones. En el caso contrario puede ocurrir que una melodía no encaje con la personalidad del pueblo. Así existirían los mismos romances pero con diferentes melodías dependiendo del lugar como pasa con “A la ciutat de Napóls”.

El tema religioso puede aparecer en múltiples formas, así que no podemos olvidarnos de los puntos clave tan isleños y arraigados. Por un lado tenemos los passos de Sa Cala son unos cánticos propios de la zona típicos en Semana Santa y por otro las caramelles de Nadal, más conocidas: son cantos muy antiguos que anuncian el nacimiento de Jesús interpretado por escuadras durante la misa del gallo acompañado por la música de la flauta, tambor, castañuelas y “espasí”. Se compone de 3 partes repartidas en 20 minutos aprox:

  • Constituidas por las propias caramelles, formada por 7 estrofas de versos pentasílabos con una letra fija
  • La forman los “gotxos”, versos octosílabos de los que hay múltiples versiones y se cantan redoblados.
  • La ofrenda, interpretada a dúo con versos de 8 sílabas, sin redoblar y letra más alegre dedicada a la Santísima Trinidad.

Haciendo un punto y seguido en la música tradicional queremos mencionar aspectos en la evolución de la música contemporánea que para los ibicencos de diferentes generaciones tienen un fuerte carácter emocional. A mediados del siglo pasado en la memoria de muchísima gente queda el recuerdo de la Banda Municipal o de la rondalla La Afición, donde se sumaron la mayoría de músicos de la isla. Cuantas tardes amenizaron a nuestros mayores y unían un pueblo…Más adelante, en la década de los 60, el mundo sucumbió a la revolución de los Beatles y compañía de bandas. Con el movimiento hippie a punto de estallar era lógico que los jóvenes de la isla formasen sus propias bandas revolucionando las juventudes ibicencas allá por dónde iban. Las más representativas fueron Es Amics, Es Trons y Los Diana (los últimos con la canción Sa Faus, convertido en todo un himno de aquellas generaciones, aparte de ser la primera canción grabada en ibicenco). La importancia de las bandas anteriores supuso que mucha gente se animase a tocar algún instrumento, sobretodo los descendientes directos de ellos. A lo largo de las siguientes décadas aparecieron multitud de formaciones, teniendo cada una la importancia de su momento. La más importante es Statuas d Sal, recorriendo escenarios desde principios de los 90, han editado 4 discos cosechando diversos premios, el más importante al proclamarse vencedores del concurso nacional Vodafone. El futuro lo tiene a mano Rock Garage, grupo revelación y exitoso. La mejor baza es su juventud y energia que le han llevado a interpretar su repertorio por la peninsula en diversas ocasiones. Para ir concluyendo el ámbito popular también ha sufrido una evolución, desde los años 70 que apareció UC grabando canciones populares muy cantadas por todos, pasando por Aires Formenterencs y actualmente con Ressonadors reversionando las canciones populares al rock, con colaboraciones como la de Gerard Quintana o Celtas cortos. Todo un lujo para una isla tan pequeña pero con unas raíces y tradiciones tan profundas que, a la vista está, enganchan a todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies