Las payesas ibicencas y los trajes tradicionales de Ibiza

Por todos es sabido que Ibiza tiene la particularidad de que podéis ir vestidos de la manera más variopinta pasando desapercibidos; podéis ir lo más ligero de ropa posible y nadie se escandalizaría; pero todo esto es más cosa del progreso y causas del “boom” turístico que no características ibicencas. Mención aparte merecen los desfiles que se producen cada verano bajo el nombre de Moda Adlib ante la atenta mirada de los seguidores de la moda más actual.

Centrándonos en los trajes tradicionales de baile payés, las ropas típicas han ido variando, en algunos casos más notables que otros pero destacan por tener unas raíces antiquísimas, mezclando elementos mediterráneos con algunos del Próximo Oriente, destacando su belleza y vistosidad en los días de fiesta. Veamos unos ejemplos:

Resumen de contenidos

Trajes de payesa

 

Traje payesa ibicenca

Traje blanco:

Contrapunto al de gonella, es el traje de payesa de color blanco y se compone de diversos refajos de diferentes colores, “gipó”, delantal más ligero, mantón y pañuelo en la cabeza. La emprendada de oro cubre el pecho (dote de la familia para el matrimonio) y en las manos destacan los múltiples anillos (regalados por el novio).

Gonella:

Es el más antiguo. Lo forman un refajo y un “gipó” de lana negra, un delantal largo y mantón acompañado por un sombrero. Las cintas que llevaban colgando indicaban el número de pretendientes. Las “espardenyes” tienen la punta cerrada en todos los trajes.

Payesa ibicenca

Traje de color:

Es la versión moderna de los anteriores, confeccionados con telas de colores, siendo el traje de payesa más colorido y vistoso. El lazo de la cola puede ser rosa (soltera), verde (prometida), azul (casada) o negro (viuda). Los dias laborables no se llevaba emprendada. Destaca el peculiar sombrero de paja adornado con una cinta negra colgando de los extremos.

payesa ibicenca

De trabajo:

Es el traje de payesa más simple, de tela de menor calidad, pero que por supuesto da la posibilidad de moverse con mayor sencillez. Gran sombrero de paja. Traje de Formentera: es muy parecido al traje de color. Las diferencias básicas son un sombrero blanco, pañuelo negro con bordados de colores, jupetí (chaleco) negro y delantal hasta los pies. No lleva mantón, “flocs”, etc.

La emprendada ibicenca se refiere a las joyas y ornamentos que acompañan los trajes de la mujer payesa, donde su principal función era adornar. Podríamos definirlo como el dote de la familia en el casamiento de los novios. Las más antiguas están formadas de plata y coral rojo. Las más populares de nuestros días son de oro y la forman diferentes componentes como la cruz, la corona, el crucifijo, Sa joia, cordoncillos, etc…

joyas ibicencas

Por otro lado están los anillos, que tradicionalmente lucen las payesas. también de oro o plata con diferentes simbologías. El novio era el encargado de regalárselos a su prometida, y según la cantidad que se regalaban significaba las riquezas del prometido. Había mujeres hasta con 24 anillos!! (Podríamos comparar al novio como “El señor de los anillos” jeje, gracia demasiado fácil pero viene como anillo al dedo!). Los pendientes no tienen tanta particularidad, también de oro.

TRAJES DE HOMBRE

Gonella:

baile payes

Como el de la payesa, es el más antiguo; se compone de pantalón negro de lana, una camisa blanca de cuello alto, chaqueta negra con botones de plata, “faixa” a modo de cinturón (solía esconderse un cuchillo de gran tamaño), pañuelo al cuello y “espardenyes” de puntas abiertas.

Traje blanco:

Se compone de pantalón y camisa blanca con decorados bordados a mano, pañuelo al cuello, “faixa” de tela, “espardenyes” y la típica barretina.

De trabajo:

Este traje simple que usaban los payeses para sus trabajos se componía de pantalones y camisa de uso diario para las tareas, “espardenyes” y simple sombrero de paja para protejerse del sol.

Payes ibicenco

Los adornos más destacados de las ropas masculinas de los payeses eran los cascabeles y la botonada (generalmente 24 botones de plata)de las camisas. También los bordados de las mangas y cuellos tienen su atractivo especial.

Concluido todo esto, a quienes les pique la curiosidad del precio o quieran adquirir uno; que se preparen el bolsillo porque tendrán que rascárselo, pero merece la pena por tener un poco de la cultura payesa de Ibiza.