Ibiza Hippie

Los primeros visitantes europeos de la isla de Ibiza, alrededor de 1930, vinieron atraídos por los aires de libertad, un paisaje bucólico y una población muy arraigada en arcanas costumbres de origen desconocido.

Tras las guerras y las duras posguerras vividas tras la II Guerra Mundial y la Guerra Civil, la isla volvió a ser el lugar de encuentro de muchos visitantes. Ibiza no permanecía muy diferente que treinta años atrás, pero en esta ocasión muchos de los visitantes eran americanos que huían de su país protestando por la Guerra de Vietnam.  Muchos fueron los jóvenes, seguidores del movimiento hippie, que vinieron a Ibiza desencantados con la situación en su país y descubrieron una isla maravillosa: Ibiza tenía todo lo que iban buscando. El movimiento hippie había encontrado en la isla uno de sus puntos de peregrinación obligatoria junto con San Francisco, Ámsterdam o Goa.

mercadillo ibiza

De esta forma, Ibiza se convirtió desde los años 60 en una de las capitales mundiales del movimiento hippie, lo que popularizó la fama de la isla por todo el planeta atrayendo a más jóvenes que venían a vivir, experimentar y crear. Sin embargo, la llegada del turismo masivo fue diluyendo poco a poco el movimiento hippie a partir de la década de los 70. Sin embargo, algo aún permanece de todo aquello: en el siguiente mapa puedes ver los principales puntos de interés si deseas conocer la Ibiza hippie:

Pero los hippies no inventaron nada, ya que la isla les sirvió buena parte del misticismo que andaban buscando: llegaron a una isla de bellísimos paisajes, una población muy abierta de tradiciones centenarias y donde afloraban leyendas. En tiempos del imperio cartaginés, Ibiza ya era considerada una isla mística, ya que era tierra sagrada. Las personas con poder de la época venían a la isla a morir, o ser enterradas, ya que se consideraba la isla como un santuario de espiritualidad.

hippies en Ibiza

Unos hippies bajo una enorme roca, en Atlantis (Ibiza)

El crisol de culturas en que se ha convertido la isla es único, debido a la huella que han dejado diferentes civilizaciones que han pasado por la isla, unido al aislamiento propio de una isla que ha sabido conservar muchos de los mitos que han llegado a nuestros días.

De modo que la llegada de los hippies a Ibiza fue el descubrimiento de una isla mística, en el que las fabulosas playas, increíbles puestas de sol y lugares considerados casi sagrados como Es Vedrà se convirtieron en lugares de peregrinación.

monumento al hippy de Ibiza

Las dos figuras del monumento dedicados a los hippies. Al fondo, la Catedral de Ibiza

En la época hippie también se relacionaron ciertos casos de avistamientos de Ovnis e incluso apariciones marianas, ya que hay quien afirma que una corriente magnética de Es Vedrà atrae diferentes energías cósmicas. Por eso son muchos los que meditan y practican diferentes tipos de rituales de origen oriental para atraer la energía de Ibiza.

Desde luego, la variedad de rincones que se han convertidos en sagrados a lo largo de la isla, donde se realizan cada año ritos paganos y religiosos, ofrendas y otras ceremonias han convertido a Ibiza en una isla mística.

Imagen de los años 70 de una chica meditando frente a Es Vedrà. Autor desconocido

Imagen de los años 70 de una chica meditando frente a Es Vedrà. Autor desconocido

A día de hoy, mucho de lo que dejaron los hippies en Ibiza ha desaparecido por completo, pero parte de su esencia aún permanece intacta. Elementos de origen hippie como los mercadillos, originalmente lugares de venta de productos usados y artesanías auténticas de hippies, han sido fusionadas de manera natural por los ibicencos.