Saltar al contenido
IBIZAISLA.ES

Es Cucó

La pequeña cala de Es Cucó es una hermosa y solitaria cala que permanece oculta y lejos de miradas indiscretas a los pies de los acantilados ocres que caracterizan esta franja del litoral ibicenco. Ya desde las alturas, justo al borde del abismo, la imagen que nos regala es sobrecogedora, anticipo de lo que nos espera metros abajo.

Debido a lo complicado del acceso a esta cala, son escasos los visitantes que se deciden a intentarlo. Habitualmente, los visitantes de esta cala son los vecinos del lugar y algún que otro pescador que acude a las casetas varadero que se camuflan en la costa.

platja de es cucó
Es Cucó es una pequeña cala de còdols donde podrás encontrar la tranquilidad.

Es Cucó es una cala muy abrigada que permanece oculta entre las puntas de Ses Illetes y Porroig. Si has llegado a su orilla, descubrirás que es más grande de lo que desde el acantilado parece. La playa tiene unos 70 metros de longitud y casi 15 metros de anchura. Al igual que en la cercana playa de Sa Caixota, encontramos más còdols (cantos rodados) que arena. Sin embargo, si te bañas comprobarás que a medida que te vas alejando de la costa los fondos se vuelven arenosos.

¿Cómo ir a Es Cucó?

Para llegar a esta pequeña cala, debes usar tu propio coche o moto, ya que no existe ninguna línea de transporte público hasta aquí. Si sales desde la ciudad de Ibiza, debes dirigirte hacia Sant Josep y desviarte a los ocho kilómetros a la izquierda en dirección a Es Cubells. Tras un kilómetro y medio, verás un desvío en el que deberás seguir recto en dirección a Porroig.

Preciosa panorámica en la que se ve la cala de Es Cucó en la parte derecha. Descender hasta la playa no es tarea sencilla.
Preciosa panorámica en la que se ve la cala de Es Cucó en la parte derecha. Descender hasta la playa no es tarea sencilla.

Tras unos tres kilómetros, aproximadamente 1000 metros antes de llegar a Porroig, deberás estacionar tu vehículo en una pequeña explanada junto a la carretera, en un desvío que indica Can Lidia.

A partir de este momento, comienza el camino a pie hasta Es Cucó, un pequeño sendero no exento de peligros que desciende entre las casas hasta alcanzar las casetas de los pescadores. Procura llevar un calzado deportivo y vigilar cada paso, puesto que una caída puede resultar peligrosa.