Playas de Roca

Si tenías la imagen prefijada de que todas las playas de Ibiza son cómodas calas de arena, te equivocas. La belleza de la isla también radica en la variedad de su litoral y a lo largo de la costa de Ibiza encontramos las más variadas playas y rincones.

Por supuesto, las playas de roca son apenas una minoría en Ibiza pero cabe destacar que las pocas que existen son seguramente las más originales de las que puede presumir la isla. El azar, la erosión y la mano del hombre han provocado que en la actualidad podamos disfrutar de algunas playas realmente mágicas.

Si miramos el mapa, destacan dos calas mágicas: Punta Galera y Sa Pedrera de Cala d’Hort, también conocida como Atlantis. Lo agreste del paisaje y lo complicado de llegar hasta estas playas de roca en Ibiza, han provocado que atraigan muy especialmente a dos tipos de bañistas. Por un lado, ambas playas son un reclamo para aquellos aventureros amantes de la cultura hippie, no en vano en ambas playas se pueden encontrar multitud de objetos, budas o pequeñas ofrendas y mensajes en favor de la paz. Además, estas dos playas son fetiches para los nudistas por lo que si nunca has probado a bañarte en el mar desnudo, estos son dos excelentes lugares para ello.

punta galera cala nudista en Ibiza

¿Quien dijo que las playas de roca no son cómodas? Las plataformas son perfectas para descansar.

En cuanto al equipamiento de ambas playas de roca, en ninguna encontraremos ningún servicio, por lo que recomendamos ir bien equipado de agua. Además, la roca impide que encontremos lugares para clavar una sombrilla o para permanecer a resguardo del sol, por lo que recomendamos utilizar protección solar abundante en los meses de verano. Por último, al igual que recordamos en las playas de còdols, aquí también recordamos utilizar un calzado adecuado para evitar lesiones, así como unos zapatos de agua si pensamos entrar al mar.

Por último, cabe mencionar que hemos incluído al Ullal de Na Coloms, también conocida como la Cueva de la Luz, como una de las calas de roca que encontramos en Ibiza. Es un capricho de la naturaleza que no es estrictamente una playa, aunque sí que permite el baño en agua salada.