Saltar al contenido
IBIZAISLA.ES

Sa Figuera Borda

De todas las calas que encontramos en Ibiza, quizás Sa Figuera Borda sea una de las más atípicas. De hecho, se trata de un lugar poco frecuentado, poco conocido y que en muchos casos ni siquiera es considerada propiamente como una cala.

Sa Figuera Borda es un capricho geológico, un monumento natural que el hombre ha sabido aprovechar. En la costa oeste de la isla de Ibiza, a poca distancia de Platges d’en Comte, encontramos un arco de piedra, un ‘agujero’ en la roca que se ha formado con el paso de millones de años. El hueco ha sido aprovechado por pescadores, que ubicaron justo bajo el arco de piedra sus casetas varadero para guardar barcas de pesca y otros útiles de pesca.

sa figuera borda ibiza
El arco de piedra destaca sobre el mar en Sa Figuera Borda

Hoy en día, algunas de las casetas están en estado de ruina pero las empinadas escaleras que construyeron sirven para descender hasta el mar y darse un baño. Se trata de una cala poco frecuentada, principalmente porque el acceso no es sencillo ni el camino está señalizado.

Estas empinadas escaleras descienden hasta el mar
Estas empinadas escaleras descienden hasta el mar

El baño no es sencillo, por lo que recomendamos venir equipados con zapatos de goma para poder sumergirnos sin problemas. El fondo marino está cubierto principalmente de rocas.

s'espartar ibiza sa figuera borda
Desde el ‘agujero’ de Sa Figuera Borda podemos ver el islote de s’Espartar.

Si nos acercamos hasta Sa Figuera Borda a última hora podemos ver una de las mejores puestas de sol de Ibiza. Durante los meses de verano, podemos ver como el sol se pone junto al islote de s’Espartar y si nos quedamos bajo el arco de piedra, tendremos un marco para una foto inolvidable.

Se trata de una zona virgen, por lo que es recomendable extremar la limpieza. Si acudes a esta cala no dejes ningún residuo.

¿Cómo ir a Sa Figuera Borda?

Si quieres disfrutar de un baño o de las vistas de este pequeño rincón, puedes acercarte en coche o caminar un poco. Si el calor no es intenso, recomendamos hacer un paseo desde el aparcamiento de Platges d’en Comte caminando en dirección sur. En aproximadamente 20 minutos llegaréis hasta la zona, bordeando la costa (en la medida que las casas de la zona os lo permitan).

Detalle del puente de piedra, bajo el que los pescadores han construido sus casetas. A la izquierda se distinguen las escaleras.
Detalle del puente de piedra, bajo el que los pescadores han construido sus casetas. A la izquierda se distinguen las escaleras.

Si no deseas caminar, puedes girar por el desvío hacia la izquierda justo antes de la curva que lleva al aparcamiento de Platges d’en Comte. Tras unos 400 metros por un camino de tierra, deberás desviarte de nuevo a la izquierda por un camino muy bacheado hasta llegar a una casa de luz. Aparca (mucho cuidado, hay un precipicio) y camina hasta las escaleras que te llevarán hasta Sa Figuera Borda.