Saltar al contenido
IBIZAISLA.ES

Ses Balandres

Ses Balandres es una de las calas más espectaculares de la costa norte de Ibiza. Situada a poco más de un kilómetro de Santa Inés, es una de las calas secretas de Ibiza más vírgenes y desconocidas ya que. Además de no estar señalizada, el camino para llegar hasta ella tiene una dureza que la hacen recomendable para personas con un gusto por la aventura y desaconsejable para personas con movilidad reducida. Alguna gente la conoce con el nombre equivocado de «Las Puertas del cielo», por un

La cala de Ses Balandres está formada por una larga extensión de costa de unos 250 metros de còdols, cantos rodados, y grava. El acceso a esta cala únicamente será posible con buen tiempo ya que se trata de una playa abierta al mar y su ancho, apenas 10 metros, se ve inundado con la llegada de las olas.

Ses Balandres Ibiza
Vista general de Ses Balandres, desde lo alto de la montaña

Los fondos de esta auténtica cala secreta de Ibiza son una verdadera delicia para los submarinistas, aunque las rocas que encontramos en Ses Balandres no la hacen cómoda para pasar un día relajado de playa. De todas maneras, los amantes de las excursiones y la naturaleza, encontrarán una ruta muy excitante hasta llegar al mar. Por tanto, tal como pasa con otras calas de Ibiza como Cala Aubarca o Na Coloms, el trayecto puede ser aún más hermoso que el destino.

Bajando a Ses Balandres

Bajar hasta Ses Balandres requiere que llevemos el material necesario para pasar el día. En primer lugar, nos hará falta bebida y comida, además de los demás bártulos playeros, que deberemos llevar en una mochila en nuestra espalda. Este detalle es muy importante, ya que como veremos más adelante, en algunos tramos necesitaremos las dos manos completar el ascenso. Tampoco es aconsejable ir con chanclas y sandalias: unas zapatillas deportivas, o de trekking, son perfectas para bajar, así como unos zapatos de agua si queremos darnos un baño y salir del agua sin problemas.

Desde arriba del valle por el que bajaremos hasta Ses Balandres, parece imposible que podamos descender caminando, ya que hay una pendiente pronunciada y no encontramos más que el inicio de un camino que parece evaporarse unos metros más abajo. Pero un sendero serpenteante bastante cómodo nos conducirá varias decenas de metros hasta nuestro primer obstáculo: un corte en la roca de unos 10 metros imposible de superar… excepto por una sencilla escalera de madera construida por los pescadores por la que podremos bajar sin problemas.

ses balandres escalera
Estas escaleras nos facilitan la bajada

Si seguimos el camino, encontraremos que la vegetación se espesa, pero no hay problema en continuar por un sendero entre los árboles y los matorrales. Desde aquí podremos ver el islote de Ses Margalides, que se parece a una enorme tortuga que se ha asomado a visitar Ses Balandres. El camino ser irá despejando, encontrándonos menos vegetación en el camino a la vez que la roca gana terreno. En algunos tramos, podemos sujetarnos a unas cuerdas, que nos darán seguridad y un punto de apoyo cuando queramos volver a subir. Nuestro segundo gran obstáculo lo encontraremos en la parte final de la bajada, con una pendiente bastante pronunciada de unos 12 metros. Afortunadamente, una larga cuerda también nos ayudará a descender (es en este punto donde será necesario estar concentrado para evitar resbalones) hasta el suelo, donde prácticamente ya habremos llegado al mar.

Ses Balandres Eivissa
Para bajar a Ses Balandres es necesario trepar por esta cuerda con algo de pericia

Justo frente al mar encontraremos unas casetas de pescadores, el punto más cercano al mar para los pescadores de Santa Inés, algunas de ellas excavadas directamente en la roca. Tras sortearlas, llegaremos directamente a la larga cala de Ses Balandres, con una increíble agua azul.

La bajada nos puede ocupar una media hora, y la subida unos 45 minutos. Afortunadamente, no será un camino excesivamente duro, ya que el camino se encuentra en un pequeño valle entre dos grandes paredes, que harán de sombra para los excursionistas que vayan por este camino.

¿Qué encontramos en Ses Balandres?

Esta cala, y la ruta que hemos de realizar hasta llegar hasta ella, resume gran parte del encanto del norte de la isla de Ibiza. Desde Santa Inés veremos la agricultura tradicional con grandes extensiones de almendros. El antiguo pozo que marca el desvío hacia Ses Balandres, es una muestra de la tradicional arquitectura de las construcciones ibicencas, junto con las casas payesas que encontraremos por la zona.

Ses balandres ibiza
Casetas tradicionales y un agua espectacular es lo que encontramos en Ses Balandres

La bajada hasta Ses Balandres muestra un repertorio amplio de la vegetación de Ibiza, dominada especialmente por bosques de pinos, pero también con sabinas y otras plantas. Las vistas son inigualables y las casetas de pescadores, en un lugar prácticamente inaccesible son la muestra de la perspicacia de los pescadores, que debieron trabajar duro para realizar estas construcciones.

Si te gusta la fotografía, este es uno de los lugares donde te deberías llevar tu cámara. También merece especial atención, además del islote de Ses Margalides que se encuentra frente a la cala, observar la altura del acantilado que protege Ses Balandres. Los amantes de la geología disfrutarán viendo con claridad los estratos, capas de roca formadas por los sedimentos que se han depositado durante siglos, en la roca cortada de la montaña. Todo un espectáculo natural.

ses balandres
Aunque la distancia que hay que recorrer es larga, las vistas merecen la pena

¿Cómo llegar a Ses Balandres?

Para llegar a esta cala, debemos salir por el camino del Pla Corona, desde el Bar Can Cosmi de Santa Inés. Tras medio kilómetro, llegaremos a un pozo antiguo, el Pou de Corona, por el que sale un camino de tierra. Si lo seguimos, y tras dejar tres casas blancas a nuestras espaldas, llegaremos por un sendero flanqueado por muros de piedra. Al final de éste, nos encontraremos en lo alto de una montaña, por la cual descenderemos hasta llegar a Ses Balandres.

Aconsejamos ir provistos del material suficiente para pasar el día (agua, alimentos), ya que en Ses Balandres no encontraremos ninguna tienda ni chiringuito.