Saltar al contenido
IBIZAISLA.ES

Port de Ses Caletes

Ses Caletes es una pequeña cala al norte de Ibiza, utilizada como puerto natural por los pescadores ibicencos. Se trata de una de las calas más solitarias de la isla debido a que se encuentra en uno de los puntos más lejanos de cualquier núcleo urbano, además de la dificultad en el acceso por carretera. Además, se trata de una cala de còdols, cantos rodados, por lo que son muchos los turistas que no se aventuran por la zona.

Con una longitud de unos 40 metros, divididos en dos tramos, y apenas unos metros de anchura, esta pequeña cala es un auténtico lujo para visitar tanto en los meses más turísticos como en cualquier época del resto del año. Se encuentra en una bahía muy cerrada perfectamente aprovechada por pescadores para construir sus varaderos e igualmente idóneo para bañarse protegido del viento y el oleaje.

ses caletes eivissa
Ses Caletes es una playa perfecta para disfrutar de la tranquilidad.

La playa del Port de Ses Caletes está formada por piedras de un tamaño medio que no nos impedirán disfrutar de un día de baño si vamos bien equipados. Se recomienda acudir con un calzado adecuado, como zapatos de agua, para evitar roces o golpes con la gran cantidad de rocas que encontramos dentro del agua. También es importante acudir con gafas de bucear para ver las distintas rocas y la gran cantidad de erizos de mar que podemos encontrar en el agua.

Por supuesto, también podemos aprovechar las gafas para practicar el buceo de superficie. Todo el lecho marino de la playa es rocoso, por lo que podremos ver una gran cantidad de fauna en el lugar. Una vez metidos en el mar, en la parte derecha, la bahía se ensancha y hay un gran espacio para explorar el fondo del mar.

Destacan las típicas casetas de pescadores justo frente al mar, tocando el agua. Ses Caletes es un puerto natural, y es posible ver los barcos tradicionales, llaüts, en su ir y venir por el mar ibicenco, que en esta cala poseen aguas tranquilas. Además, la zona norte de la isla destaca por su conservación del estado natural.

ses caletes eivissa
Desde los varaderos de Ses Caletes, lanzan los pescadores sus llaüts para faenar.

La playa del Port de Ses Caletes está dividida en dos tramos, divididos por una zona rocosa. El aparcamiento se encuentra justo al lado del primero de los tramos de playa, aunque fácilmente es posible acceder a la siguiente zona de baño, en la zona izquierda que habitualmente se encuentra más despejada debido a la dificultad del acceso.

A causa de la poca gente que frecuenta esta playa, es un lugar habitual para la práctica del nudismo. Son muchos los que aprovechan las zonas llanas situadas frente a las casetas varadero para tumbarse al sol, ya que Ses Caletes no tiene muchos lugares para esconderse.

port de Ses Caletes
La bahía cerrada del Port de Ses Caletes ofrece unas vistas bellísimas

En la parte izquierda de Ses Caletes, las rocas se elevan cerca de 10 metros sobre el nivel del mar. Los más atrevidos suben hasta esta roca para realizar saltos al mar. Aunque hay algunos metros de profundidad en el agua, es muy conveniente asegurarse del lugar donde vamos a caer antes de realizar un salto al mar.

Este puerto natural se encuentra bien protegido por montañas, aunque su aspecto se ha visto modificado por culpa del gran incendio de Morna de 2011. Afortunadamente, el verde vuelve a ocupar el lugar que le corresponde en la zona y la playa poco a poco va recuperando su encanto.

Ses Caletes Eivissa
Las guías por las que se arrían los botes a la mar son parte del paisaje de Ses Caletes

¿Cómo llegar a Ses Caletes?

El camino para acceder a Ses Caletes es, seguramente, de los más largos entre todas las playas de Ibiza. Sin embargo, no es demasiado complicado siguiendo las siguientes instrucciones, a pesar de que no existe señalización alguna para llegar hasta esta cala.

port de Ses Caletes eivissa
Panorámica del Port de Ses Caletes

Debemos tomar la carretera que une al pueblo de Sant Vicent con la Cala San Vicente, (según el punto de salida, podemos tomar la carretera que sale desde Sant Joan de Labritja). Apenas 100 metros pasado el desvío hacia la iglesia de Sant vicent, encontraremos otro desvío hacia la izquierda indicando . Seguimos por esta carretera, siempre siguiendo la carretera asfaltada.

El camino se alarga un par de kilómetros, serpenteando por una montaña para subir y haciendo lo propio para bajar. En un punto encontraremos una bifurcación en la que tendremos que tomar el camino de la izquierda (si tomamos el camino de la derecha veremos la siguiente señal que indica que se trata de un camino privado).

camino privado Ibiza
Esta señal nos avisa de que no hemos escogido el camino correcto.

Tras una bajada en la que debemos extremar las precauciones, llegaremos hasta la playa, en la que nos recibirá un curioso cañaveral. La zona de aparcamiento es muy pequeña, aunque afortunadamente no hay muchos coches que conocen este camino.