¿Qué hacer en Ibiza con niños?

Olvídate de la imagen de Ibiza como un lugar únicamente para veinteañeros con ganas de fiesta. Afortunadamente, las zonas más fiesteras de la isla están muy localizadas y apenas ocupan una pequeña parte de todo lo que Ibiza tiene que ofrecer. Unas vacaciones con niños en la isla son una excelente opción para pasar las vacaciones, tanto para los más pequeños como para los padres.

Os mostramos algunas de las cosas que podemos hacer con nuestros hijos en esta fabulosa isla Mediterránea. Que no te asuste la imagen a la que la isla se ve sometida por las televisiones. Ibiza es un lugar perfecto para ir de vacaciones donde tanto los padres como los niños se los pasarán en grande. 

Reserva tu alojamiento aquí a un precio exclusivo:

Booking.com

Resumen de contenidos

1 – Playas

No tengas ninguna duda: ¡Los niños adoran las playas de Ibiza! La isla tiene un tamaño pequeño y es muy fácil recorrerla en coche, por lo que podrás visitar varias playas el mismo día. La mayoría de playas de Ibiza son de arena, perfectas para que tus hijos jueguen, hagan castillos, se entierren hasta la cabeza… También destacamos que todas las playas de arena de Ibiza presentan una pendiente muy suave de entrada al mar, por lo que los niños podrán jugar en la orilla y aprender a nadar sin que te preocupes demasiado.

playas niños ibiza

Las playas de Ibiza son un lugar de diversión excelente para los niños

Hay varias playas familiares conocidas en Ibiza, pero sin duda la favorita para niños y padres es las Salinas. Una larga extensión de arena y un agua transparente son sus mayores atractivos, acompañado de un entorno natural de bosques mediterráneos. Antes de la playa encontraremos las salinas de Ibiza, donde tus hijos podrán conocer de primera mano de que manera se obtiene la sal que encuentran, por ejemplo, en su mesa.

También recomendamos otras playas de Ibiza ideales para ir con niños como Sa Cala de Sant Vicent, Playa d’en Bossa, Cala Llonga, Cala Jondal, Cala Bassa, Platges d’en Comte… como ves, no hay una única opción y encontrarás muchas más en nuestra guía de playas. Lo que sí que te desaconsejamos es que evites las playas de roca, ya que pueden ser más peligrosas y más aburridas para los niños.

2 – Dalt Vila

Lo siguiente que podemos hacer es dar un paseo por Dalt Vila, el casco antiguo de Ibiza. Preciosas calles pequeñas y adoquinadas, a través de las cuales puedes acceder a varios miradores desde donde gozar de unas vistas impresionantes.

Dalt Vila

El Portal de Ses Taules, entrada principal a Dalt Vila

Las calles pueden ser muy empinadas y no recomendamos subir hasta la Catedral a mediodía, cuando el sol golpea más fuerte. Sin embargo, algunas calles peatonales adoquinadas puede hacer que nos los pensemos dos veces antes de recorrer con un cochito de bebé las calles de Dalt Vila. También podemos aprovechar para visitar el barrio de La Marina, junto al puerto, y con un mercadillo hippie.

3 – Pueblos

No todo el atractivo de la isla se encuentra en el centro de la ciudad. Ni mucho menos. También debemos visitar sus pueblos, donde podemos apreciar la arquitectura típica ibicenca, siempre rodeados de típicos bosques mediterráneos. Una de las mejores maneras de conocer la zona es con algunos de los recorridos temáticos en trenecito. Se ofrecen en muchos puntos de la isla y siempre son muy divertidos.

pueblo de ibiza

La iglesia de San Mateo se levanta en un entorno de bosques de pinos.

4 – Mercadillos

A muchos niños no les gusta ir de compras, pero en Ibiza eso no será ningún problema. Seguro que nunca has visto mercadillos como los que te ofrece esta isla. Durante prácticamente toda la semana, hay mercadillos en diferentes puntos de la isla, todos con un ambiente hippie de larga tradición en Ibiza.. Son muy entretenidos, ya que además de todas las cosas que se pueden encontrar allí, como artesanía o moda ibicenca, siempre están amenizados con música, actuaciones, cuentacuentos… Los mercadillos son lugares ideales para llevarte algunos recuerdos muy simpáticos de la isla.

mercadillos de ibiza con niños

Tocando los tambores en el mercadillo de Sant Jordi

5 – Excursión de un día a Formentera

Otra de las cosas que podemos hacer con niños es realizar una excursión de un día a Formentera. Para ello, hay que cruzar en barco el estrecho canal que separa ambas islas, un trayecto que apenas supera la media hora. Formentera es un lugar ideal para pasar el día en playas increíbles, como las del Parque Natural de Ses Salines, es Caló o Migjorn. Recomendamos alquilar un coche a la llegada a Puerto con el que podremos recorrer toda la isla en apenas un día.

playas de formentera

Las playas de Formentera son espectaculares

Si tus hijos son los suficientemente mayores, también se puede alquilar una bicicleta para recorrer una pequeña parte de la isla, aprovechando que su orografía es muy llana. También recomendamos explorar algunos rincones de película, como los del Cap de Barbaria o el Faro de la Mola. Puedes comprar tus entradas de ferry a Formentera online en esta página y ahorrar algunos euros al hacerlo por anticipado.

6 – Ferias de muestras

La vida en Ibiza está muy vinculada a la naturaleza y al campo. Por eso, son muy frecuentes las ferias y muestras de animales y de gastronomía local. Es muy conocida la Fira del Bestiar, que se celebra anualmente en San Gertrudis, con presencia de cerdos, cabras, ovejas… Si a tus niños les apasionan los animales, no podéis dejar pasar estas ferias, donde podrán ver los animales locales. También podréis ver como trabajan los artesanos y probar algunos productos típicos, como la sobrasada, el butifarrón, los quesos o el licor de hierbas ibicencas (éste último no apto para los niños por su graduación alcohólica, pero muy recomendable para los padres).

7 – Puestas de sol

niños puesta de sol

A los niños les encantará ver como el sol se oculta en el mar.

Si sois unos románticos y os gustan las puestas de sol, podréis ver atardeceres espectaculares desde muchos puntos de la costa oeste de Ibiza. La puesta de sol más típica es desde el Café del Mar, en San Antonio. Sin embargo, también nos gustaría destacar que la puesta de sol se puede ver desde muchas playas, entre las que destacamos Platges d’en Comte. Seguro que los niños no olvidarán la combinación de colores de mar y cielo mientras el sol se oculta en el horizonte.