Saltar al contenido
IBIZAISLA.ES

Vender en el mercadillo de Sant Jordi

Entre todos los mercadillos de Ibiza, posiblemente el mercadillo de Sant Jordi es el más auténtico. Nunca ha tenido la fama de otros mercadillos como Las Dalias o Es Canar ni recibe grandes grupos de turistas. Sin embargo, el espíritu con el que nació, el de vender artículos de segunda mano, sigue vigente.

Cada sábado por la mañana se reúnen en el hipódromo de Sant Jordi centenares de personas para vender o comprar cualquier cosa imaginable. Un buen número de vendedores son fijos del mercadillo, pero cada sábado encontramos nuevos puestos y nuevos artículos a la venta. Posiblemente la variedad y la oportunidad de encontrar algún artículo preciado a buen precio sea la razón por la que tantas personas acuden a comprar cada semana.

mercadillo
Los vendedores pueden entrar al mercadillo con su propio coche.

Si quieres ser vender en mercadillos de Ibiza, ésta puede ser tu oportunidad.

¿Cómo vender?

El mercadillo se celebra los sábados por la mañana, pero el viernes hay que reservar tu plaza.

A partir de las 13:30 horas, se empiezan a asignar los espacios para la venta pero según en qué épocas si llegas a esa hora no encontrarás espacio. Por ello, hay gente que llega a las 8:00 horas para asegurarse un buen puesto.

Las colas que se forman los viernes en mercadillo de Sant Jordi recomiendan acudir pronto para asegurarnos un sitio.
Las colas que se forman los viernes en mercadillo de Sant Jordi recomiendan acudir pronto para asegurarnos un sitio.

Un personal de seguridad reparte un papel para que no haya problemas con el turno. Una vez dispongas de tu número, debes permanecer en la cola hasta la hora convenida, en el que una persona de la organización va pasando al mercadillo en a los vendedores en grupos de diez. Una vez en el mercadillo, en función de los metros deseados y tu puesto en la cola, un espacio es asignado para cada vendedor. Obviamente, las primeras personas pueden escoger un espacio más cercano a la entrada, lo cual debería ser un motivo de mayor volumen de ventas por la mayor frecuencia de personas.

Ropa y joyas son posiblemente los productos más vendidos en este mercadillo de Ibiza
Ropa y joyas son posiblemente los productos más vendidos en este mercadillo de Ibiza

Para delimitar el espacio, se usan cuerdas, piedras o cualquier tipo de objeto que sirva para delimitar la zona reservada para la venta en el mercadillo. El precio del espacio no es nada elevado, por poner un ejemplo: nuestro espacio de 3 metros lineales tuvo un coste de 4 euros.

El sábado por la mañana, únicamente hasta la apertura al público del mercadillo, puedes acceder con tu vehículo al mercadillo. El coche no podrá ser retirado hasta las 14 horas, una vez el mercadillo de Sant Jordi cierra sus puestas. Se recomienda colocar los artículos a la venta en alguna mesa o manta para que no esté en contacto directo con el suelo, que es de tierra.

Si deseas montar un puesto estable, debes hablar directamente con los organizadores del mercadillo. Algunos vendedores tienen puestos fijos asignados

¿Qué vender?

De todo. En el mercadillo de Sant Jordi se pueden encontrar desde ropa usada a muebles, libros, instrumentos musicales, videojuegos, cuadros, etc. en su mayoría de segunda mano. Los productos a la venta son prácticamente tan variados como imaginables.

Si lo que te planteas es el beneficio que puedes obtener en el mercadillo todo dependerá de lo que quieras vender. Si te sirve como guía, te planteamos lo que vendimos durante una mañana:

Zapatos de segunda mano, pero en buen estado
Zapatos de segunda mano, pero en buen estado
Ropa sobre a la venta. Los precios suelen ser bajos y es común el regateo.
Ropa sobre a la venta. Los precios suelen ser bajos y es común el regateo.

¿Cuánto se puede ganar?

Puedes vender en el mercadillo de Sant Jordi, pero desgraciadamente no es fácil hacerse millonario aquí. Sin embargo, sí que puedes sacar algún dinero extra mientras pasas un buen rato.

Los precios en este mercadillo suelen ser populares, puedes encontrar prendas de ropa a partir de 1 euro aunque el precio normalmente suele ponerse de acuerdo entre el comprador y el vendedor. El regateo está permitido y pocos son los artículos que tienen un precio marcado.

En nuestro caso, nuestra mañana de venta en el mercadillo nos dejó un beneficio de unos 80 euros tras vender un buen número de prendas de vestir además de pasar una mañana diferentes y divertida.