Cala Llenya

Cala Llenya, mal escrito Cala Leña en algunas guías, es una de las pequeñas calas que pueblan la costa este de la isla de Ibiza. Destaca el entorno natural, con bosques de pinares en el camino hacia el mar y junto a la playa.

Cala Llenya es una franja de mar de apenas doscientos metros de longitud, pero con una gran anchura en el tramo de playa. Casi cien metros de anchura ofrecen espacio suficiente para acoger a todos los bañistas para poder tumbarse con comodidad. Sin embargo, como sucede en todo el litoral, todos los bañistas quieren situarse junto a la orilla.

Cala Llenya es una bonita playa rodeada de pinares… y casas

A pesar de que el entorno natural es privilegiado, la ambición desmesurada también ha podido con este tramo de costa. Muchas construcciones recientes han afeado el paisaje, antaño repleto de pinares. Sin embargo, el agua acostumbra a ser limpia y cristalina. La pendiente de entrada al agua es suave, por lo que esta cala es una buen lugar donde pasar el día con niños.

Destaca el bar-chiringuito que nos encontramos al llegar a la playa. Dispone de mesas en la arena y una carta variada. Una pasarela desde el bar de Cala Llenya nos dirige directamente a la orilla.

Vista de Cala Llenya desde la orilla

Este tramo de costa también guarda otros puntos a destacar. En primer lugar, no podemos olvidar citar el atractivo mercadillo de Cala Llenya, que se celebra cada domingo. En él, podemos encontrar prácticamente cualquier cosa, ya que en este mercado de segunda mano son los vecinos los que venden sus artículos.

Por otro lado, también destaca la gran cantidad de residencias que se encuentran en la zona. Destaca la Urbanización La Joya, aunque son muchas las casas diseminadas por Cala Llenya.

La playa cuenta con servicio de alquiler de hamacas y un extenso arenal. En ocasiones, los más jóvenes juegan a fútbol o voléy-playa en la parte más alejada de la orilla.

¿Cómo llegar a Cala Llenya?

Conduce hasta  San Carlos y, antes de entrar al pueblo, sigue las indicaciones hacia Cala Mastella. Continúa por el camino a través de una buena carretera que pasa a través de pinares hasta alcanzar el desvío a Cala Llenya.

La cala cuenta con un buen aparcamiento gratuito, que habitualmente se completa en los meses centrales de verano. Intenta acudir temprano a la playa. Por cierto, si llegas a esta playa te recomendamos visitar otros arenales cercanos, como la citada Cala Mastella o la preciosa Cala Nova.