La Xanga

La Xanga es una cala curiosa.  Se encuentra al sur de Playa d’en Bossa, a escasa distancia de una de las zonas turísticas más concurridas de Ibiza. Sin embargo, aún conserva su esencia de rincón marinero.

La cala de la Xanga comparte nombre con un torrente que baja de las montañas cercanas y con la isla situada delante de la costa. En muchos lugares de la playa, la pendiente de entrada al agua es baja, muy baja. Además, es frecuente encontrar piedras o zonas por las que no es cómodo caminar. Por ese motivo, te recomiendo que te lleves unas buenas gafas de bucear para ver por donde pisas.

la xanga eivissa
Panorámica de la playa de La Xanga, al final de Playa d’en Bossa

Buena parte de la orilla de esta cala está ocupada por numerosos varaderos. Es frecuente ver a bañistas tumbados al sol frente a estas construcciones. No deberías tener ningún problema en aprovechar tú también este espacio, siempre respetando a los propietarios.

la xanga ibiza
La cala de La Xanga tiene buena parte de su orilla modificada para facilitar el acceso de embarcaciones

Situado al norte de la Xanga, en lo alto de una pequeña colina, se encuentra la Torre de sa Sal Rossa. Si el calor te lo permite, te recomiendo una pequeña excursión hasta su interior, ya que esta antigua torre de defensa es  visitable durante los meses de verano.

¿Cómo llegar a la Xanga?

Se puede acceder hasta la playa en coche desde la carretera hacia Las Salinas. Hay que girar a la izquierda a la altura de la iglesia de Sant Francesc y continuar por un camino de tierra. Al final del camino, deberemos aparcar y caminar una corta distancia a pie. Por si acaso, ven protegido del sol.

También es posible llegar hasta la Xanga a pie desde Playa d’en Bossa. Puede resultar una sencilla ruta si el día no es demasiado caluroso.