Saltar al contenido
IBIZAISLA.ES

Los antiguos lazaretos de Ibiza

Por culpa del coronavirus, todos los ibicencos sabemos lo que es pasar una cuarentena. Permanecer en casa por el bien de todos para no expandir aún más este terrible virus es un sacrificio que debemos hacer todos. Sin embargo, hace unos años, pasar una cuarentena en Ibiza suponía un terrible calvario: el aislamiento se debía pasar en una lazareto.

Un lazareto era una zona habilitada especialmente donde cualquier persona infectada, o sospechosa de estarlo, debía permanecer hasta el fin de la cuarentena. Allí se recluían a los tripulantes sospechosos de ser portadores de alguna enfermedad. Debía ser, por lo tanto, un recinto accesible, amplio y sencillo de vigilar. Los sospechosos eran rigurosamente aislados y desinfectados. Según se indica en El Diccionario de Secretos de Ibiza, en Ibiza han existido muchas calas y lugares habilitados como lazaretos, aunque no de todos se tiene noticia.

IMPORTANTE: Verano 2020 en Ibiza y el COVID-19
Si estás pensando viajar este verano a Ibiza, hemos preparado un listado con toda la información y medidas a tener en cuenta en tras el estado de alerta sanitaria por coronavirus.

Lazaretos en Ibiza: el aislamiento en las peores condiciones

En la misma obra, se detallan los tres lazaretos de Ibiza de los que se tiene constancia. Estos lugares sirvieron como refugio y cárcel para aquellos condenados a aislarse al ser sospechosos de enfermedad. Allí eran amontonados los esclavos cobrados a los moros, y la tripulación de bajeles cuando cundía el pánico psicótico de peste o epidemias. En tal caso las desinfecciones eran contundentes, con azufre, con cal viva, baños de mar, fuego, etc.

Repasamos aquellos lugares de la costa ibicenca que fueron usados para pasar la cuarentena:

Sa Platgeta des Pas Estret

Panorámica de Es Pas Estret

Durante el siglo XVII se utilizó el lazareto situado en Es pas Estret, que obligaba a los tripulantes a una incomunicación total. Poco sospechan aquellos que bajan hoy en día hasta esta diminuta cala, que tiempo atrás este tramo de costa fue utilizado por enfermos e infectados.

La Playa de Baix Sa Penya

En el XVIII se decidió trasladar el lazareto a la playa de Baix de Sa Penya, lo cual permitía una vigilancia visual directamente desde la muralla. Cabe decir que aquel lugar es hoy aún más insalubre, con las toneladas de basura que lanzan los «amables» vecinos de Sa Penya.

Playa de Baix de Sa Penya

El lazareto de Baix de sa Penya también era conocido por el de playa de Santa Lucia, por estar situado debajo del baluarte murallas del mismo nombre. Los lazaretos fueron puestos en funcionamiento por primera vez por los venecianos, y no es necesario decir que cumplieron su misión importante con total seguridad, ya que en distintas ocasiones algún desdichado marinero acabó sus días preso de las fiebres en estos recintos.

Un lazareto cuando s’Illa Plana era realmente una «illa»

En el mismo siglo se habilitó otro lazareto en la Illa Plana: Ibiza era puerto de denso tránsito. Aunque hoy en día cueste asimilarlo, Illa Plana era una isla bien separada de la isla de Ibiza, y era bien sencillo controlar a la población en cuarentena.

Illa Plana en una imagen de 1953 coloreada digitalmente. Fuente: eeif.es

Se cuenta que en 1762 llegó un barco de Menorca, al que se puso en cuarentena en la Illa Plana. De allí consiguió escapar un marinero afectado en estado febril y delirante, Le encontraron preso de la desespera refugiado en la iglesia de Santa Eulària, infectado por las fiebres tercianas.

Las reglas cotidianas y de vigilancia de los lazaretos nadie podía acercarse, unas barcas dejaban las provisiones en la costa. Las distintas naves en cuarentena no podían ni hablar entre ellas ni nadie podia a la orilla del mar, excepto cumpliendo misión ordenada.

En el seguiente mapa, puedes ver algunos de los lugares que se usaban para el confinamiento en siglos pasados:

Centrar mapa
Cómo llegar

Islotes para el aislamiento

Además de los mencionados lazaretos, en Ibiza también se utilizaron otros lugares para mantener a la población sospechosa de contagio en cuarentena. Estos lugares eran los islotes que se encuentran próximos a la isla de Ibiza. S’Illa de Ses Rates, Es Malvins, Sa Corbeta o s’Illa Negra bien pudieron ser lugares donde tener a esta población recluida y apartada del resto de la sociedad. Cualquier precaución era poca para evitar la propagación de una enfermedad.