La fiesta de Romanos y Cartagineses

Desde hace unos años se viene celebrando en Ibiza, enmarcada dentro de las fiestas de Sant Bartomeu de Sant Antoni de Portmany, la fiesta de Romanos y Cartagineses. Desde hace unos años, este acto se celebra en la playa de s’Arenal, enfrente de las discotecas Edén y Es Paradís, porque la playa de es Pouet donde se celebraban las primeras convocatorias, se había quedado pequeña para la gran cantidad de gente que arrastraba esta fiesta. Aunque para ser más exactos, no hablamos de una fiesta de Romanos y Cartagineses, sino de una recreación de una guerra. Eso sí, una guerra divertida en la que la única munición que se puede lanzar son los tomates que la comisión  de fiestas preparar en diferentes contenedores repartidos por la playa.

Un grupo de romanos se preparar para la batalla de tomates
Un grupo de romanos se preparar para la batalla de tomates

Los dos bandos, romanos y cartagineses, llegan en barcos diferentes a la playa, habitualmente escoltados por otras embarcaciones con espectadores de este singular espectáculo. Tanto los romanos como los cartagineses van disfrazados intentando recrear con más o menos acierto la vestimenta típica de estos antiguos pobladores de Ibiza… exceptuando las espadas, que se substituyen por tomates, pero siempre teniendo cerca un buen escudo para evitar un buen tomatazo.

Los cartagineses se defienden de los tomates lanzados por los romanos
Los cartagineses se defienden de los tomates lanzados por los romanos

Esta pelea de tomates entre romanos y cartagineses, nuestra particular tomatina ibicenca, está gozando cada vez de una mayor aceptación y te recomendamos que vayas a verlos… tú eliges si quieres ir de público o si te identificas más con los romanos o con los cartagineses. Para participar en la fiesta tan solo hay que ir ataviado con traje de romano o cartaginés. Basta una túnica blanca de confección casera, en el caso de los súbditos de Roma, o de colores, para los de Cartago. Los que prefieran adquirirlos pueden hacerlo en el Espai Jove de Sant Antoni y en El Ruedo. ¡A divertirse!