Saltar al contenido
IBIZAISLA.ES

¿Se debe prohibir el uso de altavoces en las playas de Ibiza?

Comienzo dando respuesta a la pregunta que encabeza este artículo: un rotundo . Me encanta escuchar música, pero cuando voy a la playa no me gusta escuchar TU música. Me gusta ir a la playa para tumbarme y escuchar el ruido de las olas. Llevar altavoces bluetooth a la playa se ha convertido en un fantástico detector de gañanes.

En ningún caso la queja viene motivada por el hecho de tener unos altavoces, que me parecen un invento genial. De hecho, yo también tengo un altavoz bluetooth, pero por respeto a mis «vecinos de toalla»,  jamás se me ha ocurrido llevármelo a la playa. Para eso se inventaron los auriculares, para poder escuchar de manera individual lo que uno desee, sin molestar a los demás.

altavoces bluetooth chica playa
Cada vez es más habitual que el vecino de toalla tenga los altavoces encendidos a todo volumen

¿Se regula el uso de altavoces en otros lugares de España?

Por lo general, en Ibiza se actúa siempre políticamente de forma temerosa y tarde. Sin embargo, no hace falta mirar muy lejos para ver regulaciones en este sentido. En Mallorca algunos ayuntamientos Como Palma y Calvià prohíben el uso de altavoz bluetooth. La Ordenanza de Convivencia estipula la prohibición de equipos de sonido, amplificadores, altavoces de cualquier potencia, instrumentos de percusión o similares en sus playas.

¿Y sabes qué consecuencias tiene el uso de altavoces en lasa playas mallorquinas? Infringir la ordenanza se considera una infracción leve, por lo que el agente puede realizar una advertencia al infractor. En caso de insistir en el uso de este aparato, se procede a realizar una denuncia que conlleva una multa de 50 euros además de retirar el altavoz.

¿Por qué se debe regular las actividades en playas ibicencas?

Las playas son un espacio público, y por lo tanto son para el disfrute de todos. Es por eso que los ayuntamientos deben promover medidas para garantizar el bienestar de los usuarios.

La gran presión de visitantes en nuestras playas provoca molestias e inconvenientes. En Ibiza ya se ha intentado regular el uso de playas en algunos aspectos. Por ejemplo, existen determinadas playas exclusivas para pasear a perros. Por otro lado, únicamente (y por desgracia) hay una playa libre de humos en toda la isla: la Playa de Santa Eulària.

El mayor problema para regular y prohibir el uso de altavoces en las playas de Ibiza es la escasa presencia policial. Algo similar ocurre con la venta ambulante que, a pesar de estar prohibida, campa a sus anchas debido a falta de personal que pueda controlar.