La curiosa espadaña de la Iglesia de Santa Gertrudis

En el centro de la isla de Ibiza, encontramos el pueblo de Santa Gertrudis. Las casas de este núcleo urbano, uno de los más poblados de los pueblos interiores de la isla, rodean la iglesia del pueblo.

En la fachada de la iglesia, de color blanco, destaca la espadaña, de color ocre y de un tamaño colosal. Pero no solo el color y sus medidas es lo que destaca, ya que la curiosa forma de su interior también llama la atención.

Curiosa forma del interior de la espadaña de la iglesia Santa Gertrudis
Curiosa forma del interior de la espadaña de la iglesia Santa Gertrudis

En efecto, la espadaña de la iglesia de Santa Gertrudis tiene forma fálica. Pero su forma, a pesar de ser casual, tiene una curiosa historia.

La iglesia, construida en 1797, fue el inicio de la creación del pueblo de Santa Gertrudis. Los domingos era el día tradicional de acudir a misa y, al parecer, los jóvenes subían hasta el campanario para hacer sonar las campanas y pararlas y, al parecer, este uso inadecuado provocó que aparecieran grietas en la campana.

Al volver a colocar la nueva campana, el constructor de la nueva espadaña pensó en construir un campanario tan alto que nadie pudiera tocar la campana. Como consecuencia, este campanario es el más alto de todas las iglesias de Ibiza. La forma fálica de su interior fue totalmente casual.

Como curiosidad, las campanas tocan durante todos los días del año, excepto prácticamente 48 horas. Desde el Gloria del Jueves Santo al Gloria de la Vigilia Pascual que anuncia la resurrección de Cristo.