Ensalada de crostes

¿Es una ensalada de crostes un plato absurdamente sencillo? Sí, pero no por ello es un plato que debemos menospreciar. De hecho, a pesar de su simplicidad es acompañante perfecto para un sinfín de platos de nuestra gastronomía. Tanto carnes, pescados o arroces pueden servirse junto a esta rica ensalada.

Las crostas, o crostes en eivissenc, es un tipo de pan muy popular en Ibiza y Formentera. Para obtener su textura se tuesta dos veces, y habitualmente se presenta en bolsas de grandes de medio kilo. Puedes comprarlo en cualquier panadería de las Pitiusas, y creemos que puede ser un estupendo souvenir. Es sencillo de transportar y cuando estamos fuera, no hay mejor manera de recordar nuestra isla que a través del paladar.

Esta ensalada utiliza muy pocos ingredientes. Además de las mencionadas crostes, añadiremos tomate, cebolla, aceite y sal. Tan simple (y delicioso) como eso. Existen otras variantes de la misma ensalada que utiliza más ingredientes, como la de crostes y peix sec.

Ensalada de crostes con tomate. ¡Listo para servir!

Ingredientes

Los ingredientes que utilizaremos para esta ensalada de crostas:

  • Crostas
  • 1/4 Cebolla
  • 2-3 Tomates
  • Aceite y sal

Hay quien añade a este plato otros ingredientes, como aceitunas, huevo duro…

Preparación de la ensalada de crostes

La receta de esta ensalada es muy sencilla, aunque te desvelaré algún pequeño secreto. ¿Te interesa?

  1. En primera lugar, desmenuzamos las crostas en la ensaladera. Salpicamos un poco de agua, para que éstas cojan un poco de humedad.
  2. Cortamos, en trocitos pequeños, los tomates previamente pelados.
  3. Cortamos la cebolla. Si ésta es muy picante, podemos sumergirla en agua con vinagre durante unos 10 minutos. Tras escurrirla, ya la podemos añadir a la ensalada.
  4. El truco para que las crostas absorban más sabor es rallar algún tomate maduro sobre las crostas. De esta manera, las crostas se ablandarán y cogerán un mayor sabor del tomate.
  5. Mezclamos bien todos los ingredientes y añadimos aceite y sal. Lo ideal es dejar reposar unos 10 minutos antes de servir, para que el pan esté en su punto óptimo de consumo.

La ensalada de crostes es ideal para comer en días calurosos. Además de saciante, es muy sencilla, de sabores intensos y apta para vegetarianos. ¿Alguien da más por menos?

Bon profit!