Receta de dulce de membrillo

Hoy os traemos la receta del dulce de membrillo, también conocido como carne de membrillo, o codonyat en Ibiza. El dulce de membrillo es un postre muy sencillo de hacer (además de económico) pero hoy os traemos una receta muy especial, sobretodo por la cocinera: Catalina Roig, de Santa Agnès de Corona de Corona. Toda una receta de la abuela.

En casa, disfrutamos de un magnífico membrillero en nuestro pequeño jardín, junto con naranjos y otros árboles frutales. Aunque para muchos no es habitual, a mi madre y a mí nos encanta comer el membrillo crudo, aunque tiene un sabor muy astringente y es conveniente comerlo y masticarlo muy a poco a poco. Pero como más nos gusta, es en el dulce de membrillo, un postre muy dulce y perfecto para acompañar con algo de pan.

La receta de dulce de membrillo que os presentamos se hizo a partir de una caja de membrillos, el equivalente a unos cuatro kilos de esta fruta tras pelarlos, quitarles el corazón y vigilar bien que no haya partes con golpes o amb cucs (con gusanos). En el siguiente vídeo, Catalina explica en eivissenc la receta y veremos el estupendo resultado de su dulce de membrillo. ¿Te animas?

Ingredientes:

  • 4 kg de membrillos
  • 3 kg de azúcar
  • Un vaso de agua
membrillo
El membrillo, en el centro, es uno de los frutos más característicos de otoño

Elaboración

Primero de todo, cortamos todos los membrillos en trozos pequeños (cuanto más pequeños, más fácil conseguiremos hacer la pasta posteriormente). Pesamos los membrillos y los metemos en una olla a fuego lento grande junto con un vaso de agua. Podemos añadir más agua si vemos que no es suficiente. Movemos regularmente los membrillos hasta que veamos que se deshacen.

En este punto, debemos añadir tantos kilos de azúcar como de membrillos hayamos añadido. Para hacer esta receta, Catalina utilizó 4 kilos de membrillos y algo más de 3 kilos, ya que opina que «no me conviene comer tantas cosas dulces». Aún así, el membrillo salió muy bueno 🙂

Tras añadir el azúcar hay que mover la olla, sin parar, por espacio de casi una hora. La olla ha de continuar a fuego lento y hay que vigilar, ya que el azúcar puede quedarse pegado. Si es necesario, podemos utilizar una batidora para eliminar los trozos que no se hayan deshecho.

Una vez tengamos la consistencia deseada, hemos de poner la «pasta» que hemos obtenido en envases y dejarlos enfriar. El codonyat se puede conservar durante mucho tiempo si lo mantenemos en frío.