Saltar al contenido
IBIZAISLA.ES

Es Paller d’en Camp

Este impresionante roca alta está situada entre las playas de Es Figueral y de Aigües Blanques. Este monolito natural, que también es conocido como Es Paller des Camp, es uno de los monumentos naturales más atractivos de la costa noreste de la isla de Ibiza y toda una atracción para los fotógrafos.

Justo al sur de Es Paller d’en Camp, prácticamente a su sombra, hay una pequeña cala conocida como Racó d’es Paller d’en Camp. Curiosamente, su forma alargada frente al mar la ha hecho ser erróneamente bautizada en algunas guías de viaje, al igual que el islote de Es Cavall Bernat frente a Benirràs, como ‘el dedo de Dios’, en clara confusión con un monolito desaparecido del municipio de Agaete, en la isla de Gran Canaria.

IMPORTANTE: Verano 2020 en Ibiza y el COVID-19
Si estás pensando viajar este verano a Ibiza, hemos preparado un listado con toda la información y medidas a tener en cuenta en tras el estado de alerta sanitaria por coronavirus.
La silueta de Es Paller d'en Camp se recorta sobre un azul intenso
La silueta de Es Paller d’en Camp se recorta sobre un azul intenso

La forma de Es Paller d’en Camp ha cambiado radicalmente desde principios del Siglo XX hasta la actualidad. Anteriormente se trataba de una mole de piedra mucho más compacta, pero la erosión (lluvia, viento y fenómenos costeros) hna ido causando modificando la apariencia de este curioso monolito, como podemos ver aquí.

El secreto de Es Racó de Ses Dones

Justo al norte de Es Paller d’en Camp, hay otra pequeña cala: la cala de Es Racó de ses Dones (Rincón de las Mujeres). Su nombre se explica porque, antiguamente, hombres y mujeres se bañaban por separado en Ibiza para poderse quitar la ropa con intimidad. Obviamente, debemos trasladarnos a la mentalidad de la época y debemos pensar que los bañistas se zambullían en el mar con bañadores con tanta tela que apenas les daba el sol.

A la izquierda del monolito, se observa la cueva que da acceso a la playa de Es Racó de Ses Dones
A la izquierda del monolito, se observa la cueva que da acceso a la playa de Es Racó de Ses Dones

En la imagen, podemos ver un pequeño orificio en el istmo que comunica Es Paller d’es Camp con el acantilado de la izquierda. Al parecer, esta obertura no es fruto del capricho de la naturaleza si no que ha surgido como fruto de la intervención humana con la intención de facilitar el acceso a las mujeres a esta playa. De esta manera, se aseguraban que las mujeres tuviesen un lugar accesible pero lo suficientemente apartado para el baño.

Lo cierto es que el nombre de esta playa como ‘racó de Ses Dones’ bajo el imponente monolito con una connotación fálica evidente ha levantado las risas en más de un paseante de la zona.

Centrar mapa
Cómo llegar